• 1 paquete de galletas tipo maría
  • 250 gramos de mermelada
  • 2 y 1/2 cucharada de gelatina en polvo sin sabor
  • 2 yogures de fresa
  • 2 tarrinas de queso cremoso
  • 1 y 1/2 tazas de fresas
  • azúcar

Cómo se hace

  1. Mezclas las galletas picadas con la mermelada de fresas y con eso forras un molde desmontable.
  2. Disuelves la gelatina en polvo en media taza de agua caliente y dejas que se quede el agua tibia.
  3. Mezclas el yogurt con el queso y la fresa a trocitos y agregas azúcar al gusto.
  4. Viertes sobre el molde y lo metes a la nevera unos 30 min para que cuaje.
  5. Servir frío.

Nota: si se quiere hacer más ligera usar yogures desnatados, mermelada sin azúcar, queso light y edulcorante en vez de azúcar.

Esperamos que os guste esta delicia.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.