Uno de los medicamentos que más ha perdurado en el tiempo y que pasas de generación en generación son los supositorios de glicerina pues son los laxantes más utilizados en bebés y niños que sufren un estreñimiento leve o  moderado y que incluso pueden utilizar los adultos.

El alivio que producen estos supositorios de glicerina es instantáneo y eficaz con el mínimos de los efectos secundarios, de manera que el intestino no se acostumbra al trabajo fácil y no produce más estreñimientos futuros por utilizar estos supositorios.

La colocación de dichos supositorios es muy fácil pues hay que introducirlos por el recto aunque a veces suponga introducir un poco el dedo, luego hay que presionar y asegurarse que el supositorio no sale expulsado. Para eso hay que mantener el dedo en el ano haciendo presión.

Estos supositorios de glicerina estimulan las contracciones musculares del recto de manera que facilitan la expulsión no solo de la materia fecal sino también de la glicerina sin hacer un gran esfuerzo. Si defecas de manera acuosa no te preocupes es normal si usas este tipo de supositorios pues no tiene porque salir siempre firmes las heces.

Además, puedes defecar más de una vez porque los supositorios pueden provocar más de un movimiento intestinal así es que no te preocupes quedarás bien limpio por dentro. La glicerina de estos supositorios hace que puedas evacuar sin esfuerzos de manera que se previenen las hemorroides.

Estos supositorios de glicerina los encontrarás en cualquier farmacia y no necesitas receta para adquirirlos, no obstante, si el problema perdura o es muy continúo lo mejor e suqe consultes siempre a tu médico de familia.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Amparo.