La vida en pareja. Algo que tanto se puede llegar a anhelar cuando no se tiene y que, cuando llega, hay que saber canalizar. Es importante quemar bien cada etapa para que, cuando la relación se asienta, la rutina no lleve a la desidia. Por eso es tan importante siempre mantener la llama con ideas innovadoras. Y si bien nosotras hemos de exigir nuestra parte para quedar saciadas, también hemos de saber arrimar el hombro cuando toque. ¿Es fácil sorprender a un hombre? La respuesta depende siempre de muchos factores, pero al menos hay que intentarlo. Hay planes manidos que siempre nos garantizarán el éxito, como llevarle ver a su equipo preferido u organizarle un plan rodeado de amigos, por ejemplo, en los karts.

Pero si tenemos la suerte de que nuestro hombre es un amante del Agente 007, nuestras expectativas encontrarán una variante a tener muy en cuenta. Y es que la fiebre de James Bond ha pasado por analizar el modelo de Aston Martin de cada película, mejorándose en cada film, o la polémica frase de “agitados, no revueltos” referente a su Vodka Martini. Incluso  ahora podemos ir a los restaurantes donde disfrutó de sus comidas y hacer que nuestra pareja se sienta como un verdadero agente secreto. ¿Pero a que no sabías que la bebida favorita del Agente 007 era el champagne? Pues sí, aunque el vodka martini subiera a la palestra por su famosa frase, de las 431 veces que pidió algo para beber 65 de las veces fue champagne, dejando el vodka martini en cuarta posición con 41 veces, por detrás del whisky y el bourbon con 57 y 42 copas respectivamente.

En la selección de Reino Unido e Irlanda, destacan los 14 enclaves de un centro neurálgico en el mundo de Bond como es Londres. De obligada visita se antoja La Famiglia, un encantador restaurante italiano en el acomodado y glamuroso barrio de Chelsea. Fundado por Alvaro Maccioni, desde su apertura se convirtió en lugar de referencia para estrellas de cine. Aparece, de hecho, en la biografía autorizada del personaje, publicada en 1973 y escrita por John Pearson. Pero si se anhela un estilo más británico a base gachas o filetes con patatas para un buen tentempié, el Edwardian Hampshire Hotel, que figura en The Man from Barbarossa, bien podrá seducir a cualquiera.

También en París encontraremos temática gastronómica 007. Y hay uno totalmente singular situado en la mismísima Torre Eiffel. Hablamos de Le Jules Verne, con una carta de alta cocina y con unas vistas idílicas de la ciudad del amor. Un sitio de ensueño que fue protagonista en Panorama para matar (1985). También en el Ritz parisino podremos rememorar escenas de Death Is Forever o tomar un buen desayuno continental.

paris

Fuente de las imagenes: Wikipedia

En la underground Berlín, dos propuestas de las etapas más vintage del agente. Dos hoteles como el Kempinski (Octopussy) y el Aldon Kempilski (biografía autorizada) que el personaje visitó en los ’60 y en los ’70 y donde las tradicionales salchichas harán nuestras delicias. De entre las propuestas más al sur de Europa, destacan las de Roma, todas ellas de cocina autóctona como las del Hotel Westlin Excelsior (Sólo para tus ojos), y las de Atenas. Para sorprender a alguien en la capital griega, nada mejor que el selecto Dyonissos The Acropolis, íntimamente relacionado con la novela de El Coronel Sun.

James Bond, un ente que fue creado a partir de la novela Casino Royale, escrita por Ian Fleming en 1952. Desde la primera entrega fílmica, de 1962, la fama del personaje fue creciendo exponencialmente hasta convertirse en el icono que es hoy en día. Y que no sólo gusta a los hombres. También a la mujeres por su indudable atractivo, una mezcla perfecta entre virilidad y elegancia. Un papel que ya ha sido interpretado por leyendas de la gran pantalla como Sean Connery o Pierce Brosnan y que hoy en día encarna Daniel Craig.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.