El síndrome premenstrual severo no se debe de confundir con el síndrome premenstrual. Mientras que un 75% de las mujeres en edad fértil han sufrido o sufrirán síndrome premenstrual, solo un 3% padecerán el síndrome premenstrual severo.

¿Qué es el síndrome premenstrual severo?

Al igual que el síndrome premenstrual, el síndrome premenstrual severo comprende toda una serie de problemas y síntomas que la mujer puede experimentar desde la mitad de su ciclo hasta el momento de la menstruación.

Algunos de los síntomas son comunes: dolores y molestias en los ovarios, dolores de cabeza, insomnio, dificultades de concentración, sueño, cansancio injustificado, irritabilidad, sensibilidad emocional, aumento de peso, problemas en los ojos, dolor de espalda, cambios en el apetito y en las apetencias etc.

Lo que sucede es que en el caso del síndrome premenstrual severo todos estos síntomas se van a ver muy agravados y acentuados hasta el punto de que pueden llegar a suponer un problema muy serio para la mujer. Lo más preocupante son los procesos inflamatorios en la zona pélvica, aunque también se dan en otras partes del cuerpo como las articulaciones, las encías y los órganos vitales.

Las mujeres con este problema pueden llegar a desarrollar depresión, cambios en el comportamiento, inestabilidad emocional e incluso paranoia. Por estos motivos, hasta entrado el siglo XX muchas mujeres que padecían este problema eran tratadas como enfermas mentales e incluso encerradas en instituciones.

¿Por qué se produce el síndrome premenstrual severo?

Se desconocen los motivos por los que algunas mujeres sufren este síndrome que incluso puede llegar a impedirles realizar su trabajo habitual durante unos días. En un principio se creía que los motivos eran hormonales, pero hoy se sabe que no es así ya que muchas mujeres que sufren este síndrome tienen valores hormonales totalmente normales.

En algunos casos, las mujeres que sufren síndrome premenstrual severo mejoran al tener un hijo, pero también existen casos en los que el problema ha aparecido tras haberse convertido en madres, por lo que tampoco podría achacarse al hecho de haber o no experimentado la maternidad.

En los casos más graves, algunas mujeres llegan a desarrollar una inflamación crónica en el útero llegando incluso a ser necesaria su extirpación debido a los dolores que la mujer tiene que soportar.

¿Qué remedios hay para el síndrome premenstrual severo?

El médico debe de recetar los antiinflamatorios pertinentes en cada caso, así como los calmantes necesarios. No es recomendable automedicarse y los remedios caseros pueden aliviar los síntomas físicos, pero no suelen ser excesivamente efectivos con los emocionales, por lo que el tratamiento quedaría siempre a medias.

Hay estudios que apuntan a que una dieta sin gluten puede ser muy beneficiosa para aquellas personas con problemas inflamatorios y, por tanto, también para quienes sufren el síndrome premenstrual severo. Aunque hay médicos que avalan esta teoría, no está generalmente aceptada como verdadera. Sin embargo, llevar una dieta sin gluten no perjudicaría la salud, por lo que no habría nada malo en probar sus resultados.

El síndrome premenstrual no tiene por qué afectar a todas las mujeres y tampoco afecta a todos por igual. Existen varios tratamientos para aliviar los dolores que se puedan sentir como por ejemplo está el poner paños calientes o usar pastillas que sirvan para calmar de forma general y sin hacer daño a los órganos del dolor que se está sintiendo durante esos momentos.

Dentro del síndrome premenstrual existen algunos grados de dolor. El grado de dolor severo es aquel en el que la mujer siente muchísimo dolor bien en el bajo vientre o bien en la zona que está relacionada con el aparato reproductor femenino. Los dolores no quieren decir que haya algo malo en su cuerpo sino que puede estar normal pero si hay tratamientos que pueden ayudar a calmar ese dolor como por ejemplo el uso de anticonceptivos.

De todas maneras, si sufre este síndrome premenstrual severo lo mejor es hacerte una prueba para verificar que todo tu aparato reproductor femenino está bien. Si es así tendrás que aliviar los dolores con algún tipo de medicación o bien utilizando medicación naturalista como son infusiones de hierbas.