helen-hunt-1--z

La actriz Helen Hunt enfundada en un modelo de H&M

Si cualquier mujer que lea este blog, revista o haya sido espectadora de galas como la de los últimos Oscar a la que corresponde esta fotografía, tuviéramos que asistir a una gala de este calibre, tendríamos un problema.

Algo aparentemente sencillo para las actrices que pasean su glamur por la alfombra roja, y qué, con solo chasquear un dedo, todas las casas de moda del mundo se rendirán a sus pies, para ofrecerle sus mejores galas en forma de diseños exclusivos a precios tan prohibitivos que una persona de sueldo medio no podría ni tan siquiera tocar.

Pues, bien. Una de las actrices, premiada años atrás por su papel en la película “Mejor Imposible” nos ha dado la solución: En la sencillez esta el gusto. Y es que, Helen Hunt no ha ido enfunda en un carísimo vestido de alta costura de una firma, qué, por otro lado, habría estado encantada de vestirla. Sino que para sorpresa de muchos apareció con un modelo, que bien podría haberle hecho la competencia a cualquiera de los otros que desfilaron por la alfombra roja de la moda previa a la ceremonia. Posando con una sonrisa resplandeciente, sola o con sus compañeras de profesión, nadie advirtió la diferencia.

Resultó, sin lugar a dudas con su vestido, una de las más elegantes de la noche.

Un vestido azul, escote palabra de honor y con cola, de la firma H&M y de un precio irrisorio para lo que suelen costar las telas que cubrían el cuerpo de sus compañeras de profesión: 70$. ¡Ahí es nada!

Eso abre la puerta a pensar que no es necesario gastarse un dinero ingente en llevar un vestido que muy probablemente nunca volverás a vestir. Y que este, puede lucir tanto o igual que los de cualquier otra firma de peso. Porque, sinceramente, hasta que no se supo la firma todos pensamos que ese vestido bien podría haber salido del taller de costura de Armani o Dior.

Ha quedado demostrado que la ropa a precio asequible no tiene por qué desentonar, y que si alguna vez alguna lectora asiste a un evento donde se exija etiqueta, puede acudir perfectamente a una tienda denominada “Low-cost” por las grandes revistas especializadas en moda, que no han entendido la grandeza de este gesto, que simplemente se trata de sentido común.

Bien es cierto que las joyas que lució estaban valoradas en 700.000$ y eso tampoco hizo desentonar a su vestido.

Yo creo que tanto ella, como otras actrices como Kristin Davis y Amanda Seyfried que se han declarado fans de esta cadena de tiendas a las que acudimos normalmente la mayoría de las mujeres han dado una lección de que en la sencillez también hay elegancia y gusto.

Artículo publicado por Mª Ángeles Mata

Autor: Mª Ángeles Mata. Escritora y empresaria. Me gusta leer, el cine, los museos, la música, la fotografía, escribir, viajar y la cocina. Soy la autora de la novela "Esperando una Respuesta"..