El running, entendido como ejercicio de carrera continua, ya sea por las calles de la ciudad, el campo o la montaña es uno de los ejercicios más completos y saludables que se pueden practicar. Además, todos pueden hacerlo, salvo que alguna patología muy específica se lo impida y para practicarlo no hacen falta grandes medios.

Las ventajas para la salud, no solo física sino también mental, son considerables. Estos beneficios están comprobados y merece la pena recordarlos:

  • Mejora la salud en general, reduciendo riesgos de padecer algunas enfermedades. Está demostrado que la práctica regular del running reduce las posibilidades de padecer algunos tipos de diabetes, hipertensión y obesidad.
  • Significativa mejoría del estado de pulmones y sistema cardiovascular. Practicar running permite mejor oxigenación del organismo, que mejora de forma general porque gana resistencia física.
  • Se fortalecen huesos y rodillas. Contra lo afirmado anteriormente, los ejercicios de impacto como el running ayudan a luchar contra la osteoporosis, porque los huesos se fortalecen, al tiempo que aumenta la densidad.
  • La masa muscular se regenera. La carrera tonifica piernas, abdomen, espalda, glúteos y brazos, hasta el punto de que solo la natación supera al running como ejercicio más completo para la musculatura.
  • Ayuda al control y la pérdida de peso. Durante la carrera, el trabajo aeróbico incrementa el gasto de calorías. Junto con una buena dieta, es el ejercicio ideal para controlar el peso.
  • Combate eficazmente la celulitis. Como extra enfocado a la belleza, el running hace que la grasa corporal disminuya. Esto incluye la odiada celulitis de las caderas.
  • Favorece un mejor sueño y descanso. La práctica activa del running contribuye a un sueño nocturno más profundo y regular y sobre todo más reparador
  • Eficaz para acabar con el estrés y la ansiedad. El running contribuye a segregar endorfinas, las famosas hormonas de la felicidad que acaban con la depresión y reducen la ansiedad.
  • Aumenta notablemente la autoestima. Los cambios físicos observados y la sensación de conseguir metas progresivas nos hacen sentirnos mejor con nosotros mismos, aumentando la autoestima.
  • Facilita la socialización. Aunque parezca un deporte solitario, salir a correr acompañado por otras personas con la misma afición permite afianzar muy buenas relaciones.

Viendo todo esto, no hay excusa para no lanzarse a practicar el running y, como en todas las actividades, conviene estar bien preparado para obtener mejores resultados. Al practicarse al aire libre, resulta conveniente contar con prendas y calzado adecuados para correr de forma cómoda y protegido contra posibles inclemencias.

Existen muchos accesorios para running destinados a cubrir cualquier imprevisto, como pueden ser el cansancio o la deshidratación, así como para llevar encima, cómodamente, cualquier objeto útil o necesario mientras que corremos al aire libre.