En la temporada invernal la congestión nasal de niños y adultos es muy común. Ésta se produce porque las fosas nasales se obstruyen de mucosidad, ya sea densa o acuosa, y esto impide respirar con normalidad. La congestión nasal resulta muy molesta porque a menudo va acompañada de hinchazón, picazón e irritación producido por el exceso de mocos y una gran sensación generalizada de agotamiento. Para mejorar estos síntomas os recomendamos algunos remedios caseros para la congestión nasal.

En primer lugar, para poder expulsar los mocos y eliminar los microorganismos infecciosos del cuerpo es importante beber mucha agua, entre 1,5 y 2 litros al día. El agua ayuda a aligerar la mucosidad y disolver los mocos rápidamente. Para evitar la inflamación de la nariz se pueden utilizar humidificadores para mantenerla hidratada y mejorar las congestiones y la rinitis. Las limpiezas nasales con suero o agua marina ayudan a aliviar la congestión, sobre todo son muy útiles antes de dormir para poder respirar mejor. Siempre se recomienda cambiar las sábanas muy a menudo para eliminar los microorganismos y dormir de lado para mejorar la respiración durante el sueño.

Durante el día un buen remedio casero para la congestión nasal es realizar varios baños de vapor. Simplemente hay que calentar una olla de agua hasta que hierva. Cuando comience a salir humo se coloca la cabeza por encima de la olla y se cubre con una toalla para respirar el humo y que descongestione las fosas nasales. Es recomendable cerrar los ojos para no irritarlos. Esto mismo se puede hacer también hirviendo hojas de eucalipto.

Otro remedio casero es tomar miel y vinagre de manzana. En un vaso de agua se vierten 2 cucharadas de miel y 2 de vinagre de manzana. Luego se deja reposar el líquido durante 3 minutos y se bebe de inmediato. Se puede tomar hasta tres veces al día para quitar el malestar.

Por último, las infusiones de hierbas también son muy aconsejables. Hervir unas ramas de canela con salvia y laurel es muy bueno para abrir las fosas nasales y mejorar la congestión. El olor es muy fuerte y hay personas que no les gusta su sabor, por eso pueden no tomarlo pero sí olerlo.

Autor: Raquel.