En muchas ocasiones notamos que el tono de nuestros dientes se va amarilleando por diversos motivos, como el tabaco, el café u otros alimentos que dañan el esmalte de los dientes. Además de cepillarse los dientes tres veces al día después de las comidas principales, existen algunos remedios caseros para blanquear los dientes que os explicamos en este artículo.

blanquear los dientes

La salvia

La salvia es una planta que ayuda a fortalecer los dentes y que en Oriente se lleva utilizando desde hace cientos de años. Además blanquea el esmalte poco a poco. Nuestra recomendación es que hagáis una infusión con salvia y que la uséis para lavaros los dientes con el cepillo, también puedes frotarlos directamente con la planta fresca.

Limón y bicarbonato

La mezcla la puedes hacer con limón y bicarbonato o bicarbonato y agua. El remedio del bicarbonato con agua es también muy antiguo y es muy útil cuando se quieren conseguir unos dientes blancos. Es importante no pasarse con el bicarbonato ya que puede dañar el esmalte y eliminarlo, es decir, no es una pasta de dientes y conviene utilizarlo como mucho dos veces por semana un máximo de dos meses. Úsalo como enjuague bucal. Con limón se utiliza cuando los dentes ya están muy amarillentos.

Levadura de cerveza y sal

Otra alternativa es mezclar media taza de levadura de cerveza con dos cucharadas pequeñas de sal. Con la pasta preparada cepilla tus dientes y conseguirás que el color amarillo se vaya aclarando cada vez más.

Las fresas

Las fresas son muy efectivas cuando quieres blanquear los dientes. Para conseguir un efecto rápido corta las fresas en pequeños trozos y lava tus dientes con ellos.

Autor: Amparo.