Sociedad en la que todo vale.

Sociedad en la que nada cuesta.

Amor barato,

consecuencias caras.

El amor está en el aire. El amor está de moda. El amor vende.

Sentimientos de cariño y deseo que se desvanecen y desaparecen como si nunca hubiera existido nada, en función de” la bien pagada” a golpe de talonario. El último escándalo ha sido la ya esperada ruptura de Fede e Ylenia cuyo amor eterno floreció, se rego y alimento en Gran Hermano Vip y otros programas de la televisión española y prensa rosa. Una relación ya tortuosa que no podía tener un final que no estuviera a la altura de las expectativas del romance.  He aquí un ejemplo de relación tóxica en pareja.

Pero… ¿Qué es una relación tóxica de pareja? Básicamente es un tipo de lazo entre dos personas en las que el amor vale más la pena que la alegría. Una relación que se sustenta bajo los cimientos de la mentira, los reproches, los celos, la desconfianza, la falta de apoyo, la humillación, manipulación o la falta de empatía son algunos de los ejemplos que caracterizan a este tipo de relaciones insanas.

RELACIONES PAREJA

Walter Riso ya nos advierte sobre la existencia de diez tipos de relaciones tóxicas que debemos evitar:

  1. Relaciones en las que solo está a cargo una persona.
  2. Las relaciones que tienen la función de completarte o llenarte.
  3. Relaciones co – dependientes.
  4. Relaciones basadas en expectativas irreales o idealizadas.
  5. Relaciones en las que el pasado se utiliza para justificar el presente.
  6. Relaciones basadas en mentiras continuas.
  7. Relaciones en las que el perdón no tiene cabida y en las que no hay sitio para la confianza.
  8. Relaciones en las que la comunicación es pasivo – agresiva (indirectas).
  9. Relaciones gobernadas por el chantaje emocional.
  10. Relaciones que quedan en un segundo plano.

Las relaciones requieren de tiempo  y esfuerzo, como una flor que si no se cuida se marchitará. Es importante que se dedique tiempo a la calidad de la relación, compartir aficiones y actividades que les enriquezcan como pareja. La otra persona requiere de su atención, de su presencia y tiempo.

En la vida real no todo se soluciona a golpe de billetera.

 

❤Fin de la cita❤

Autor: Andrea Diez González.