Cuando hablamos de regresiones, de vidas pasadas, de recuerdos de otras épocas, la mayoría de la gente no sabe si se trata de una fantasía o una realidad, muchas personas creen que se trata solo de una fantasía una elucubración de la mente de personas con mucha imaginación y un pelín desequilibradas.

Pero vamos a ser sensatos, no todas las personas que recuerdan una vida pasada están desequilibradas o se dejan llevar por la imaginación.
La primera vez que oí hablar de regresiones  y de vidas pasadas fue hace algo más de diez años, una amiga me recomendó un libro del famoso psiquiatra Brian Weiss “Lazos de amor”. Yo como soy una lectora compulsiva, me lo compré y lo leí. Me pareció una muy bonita historia de amor, pero no terminé de entender todo ese tema de las regresiones y las vidas pasadas, hasta que más tarde me regalaron el libro del mismo autor “Muchas vidas, muchos maestros”. Entonces si comprendí que el alma es una energía inmortal y que vamos pasando por diferentes vidas a lo largo de un periodo muy largo de tiempo.

El propio Brian Weiss no creía nada de lo que su paciente le estaba contando, hasta que ésta empezó a hablar de ciertos temas personales de la vida del psiquiatra. Brian Weiss sabía muy bien que su paciente no podía tener esa información ¿Así que de donde la sacaba?

Cuando una persona decide hacerse una regresión, puede ser por diferentes motivos, superar una fobia, querer conocerse mejor, o también descubrir el porqué de un conflicto consigo mismo o con otras personas.

Una regresión puede ayudar a superar miedos inconscientes que a veces nos impiden avanzar, también puede ayudar a superar aquella fobia, que no sabemos muy bien porqué está allí y nos impide desarrollar una vida completa.

Algunas personas pensarán que si te sometes a una regresión, seguro que o bien eres una princesa o alguien muy famoso, la verdad es que en mi experiencia como terapeuta regresional, nunca he encontrado a nadie que dijese haber sido Cleopatra o Ricardo Corazón de León.

Siempre que he preparado una terapia de regresión la persona ha revivido vidas pasadas, unas mejores y otras peores, y siempre ha descubierto algo que la ha ayudado a mejorar su vida actual.

Esto es lo que realmente me importa como terapeuta. Podemos pensar que las regresiones son una fantasía de la persona que revive esa vida pasada, aunque yo no lo creo. Según mi opinión, el ser humano utiliza sólo un veinte por ciento de su capacidad mental y hay mucha información almacenada en esa parte de la mente que la gente denomina “subconsciente”.

La regresión es solo una forma de llegar a ella.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Tania B. Blogger especializada en terapias alternativas, terapeuta transpersonal desde el año 1998 especializada en Coaching, aromaterapia, musicoterapia y gemoterapia, entre otras especialidades.