Utilizar rayas para pintar las paredes no es algo descabellado, al contrario, es algo que puede dar mucho resultado. Y es que las rayas se llevan bastante pero, eso sí, no es un lugar donde se vaya a estar mucho tiempo, por ejemplo un salón o una habitación donde se estudia y duerme y puedes estar allí varias horas, porque las rayas cansan.

Rayas horizontales

Seguro que te preguntas por qué rayas horizontales y no verticales. Pues la explicación es sencilla. Las rayas horizontales se usan para hacer que las paredes parezcan más anchas. Pero, si se pintan rayas verticales entonces el efecto que se consigue es para conseguir un espacio dinámico y moderno siempre con rayas verticales anchas. Las rayas horizontales hacen que los techos “bajen”, al menos visualmente, no es verdad que bajan, pero sí hace que la habitación parezca más pequeña de lo que es en realidad. Para evitar eso puedes hacer, primero que las rayas sean anchas, y segundo que el fondo de las mismas sea en blanco, sin llevarlas hasta el mismo techo. También, si solo usas las rayas en una pared de la habitación harás que no parezca más pequeña ni crearás agobio por ella.

Esta pintura puedes hacerla tú misma en casa porque para hacer las líneas puedes coger un hilo y trazar así las líneas para pintar (una vez se ha dado la base) o bien poniendo cinta de carrocero para no pintar donde no se debe (el problema es que después se vaya la pintura del otro lado si no es una pared que haya quedado bien hecha).

Autor: Revista Feminity.