Pinterest

¿Quién no ha escuchado alguna vez aquel refrán que reza “mejor estar solo que mal acompañado”? Seguro que tú mil veces, pero…¿realmente se lleva a cabo con la misma facilidad con la que se pronuncia? Como casi todo en la vida, es más fácil decirlo que acatarlo, y más si estamos aconsejando a un tercero o siendo aconsejados.

No lo vamos a negar, es vital sentirse valorado, hablamos de una sensación de la que nadie podría prescindir durante mucho tiempo. Ya sea tu familia, tu entorno laboral o tus amistades. Lo mismo ocurre con tu pareja, “rollo”, amigo especial o con derecho a roce, llámalo “x”. Recordamos el refrán y parece una frase fácil de llevar a cabo sin embargo, ¿quién consigue realmente cumplirlo al pie de la letra? Nadie o casi nadie. Vivimos en una sociedad donde ser independiente al 100% solo se cumple de boquilla, de cara a la galería, ya que la realidad dista mucho de lo que realmente se quiere dar a entender.

Es habitual escuchar en charlas de amigos los beneficios de la soltería, la ausencia de quebraderos de cabeza y la tranquilidad que aporta esta situación. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar qué hay de real en esto? Analiza tu alrededor y comprobarás que ninguna de esas frases positivistas son del todo sinceras o verídicas. Te preguntarás ¿por qué? fácil; casi todo el mundo quiere o necesita sentirse deseado/querido/amado. Aunque sea por un breve periodo de tiempo. El motivo real es que el ser humano necesita afecto por naturaleza. En mayor o menor medida todos nosotros necesitamos saber que somos importantes de un modo u otro.

Pero en muchas ocasiones, las personas que te apoyan a ser independientes y a disfrutar son las que más atadas están. Incluso a relaciones pasajeras donde saben de buena tinta que el futuro es más que predecible, un viaje de corta distancia donde la ausencia de emoción e ilusión los protagonistas.

La realidad es que las personas que nunca se han dado la oportunidad de tener un periodo de soledad real, no saben quiénes son realmente. La dependencia hace que olvidemos el sentido de la identidad propia.

Como hemos dicho antes, es cierto que el ser humano necesita afecto pero ¿a cualquier precio? Si estás leyendo esto, tu respuesta debería ser un NO rotundo, ya que tu felicidad no puede depender de una única o varias personas. Puede contribuir, hacerte sentir más completo/a pero nunca que gire alrededor de una persona.

Naciste solo/a y morirás solo/a. Por lo tanto…¿por qué aferrarte a cualquier persona a la mínima de cambio? no lo necesitas. Tienes derecho a probar, analizar, jugar, divertirte y sopesar si lo que te aporta o resta es suficiente para ti.

Pinterest

Valórate, ¿de verdad tienes la necesidad de aferrarte a algo que te va a aportar más quebraderos de cabeza que sonrisas? Medítalo, tu felicidad está en tu mano, no dejes que pase a manos ajenas.

Estar solo/a no es malo, no eres menos interesante por no poder contar anécdotas de tu novio/a, tampoco vas a ser menos divertida por no irte de viaje con alguien con quien tienes atracción física en Semana Santa, tu Instagram no va a tener menos likes por no tener una postal romántica cada fin de semana acompañada de una estrofa de vuestra canción favorita.

Todo lo contrario, la independencia atrae, encandila y despierta la atención del contrario. Pues esto significa que no te atas ante cualquier persona que te regale un par de frases estudiadas lanzadas con la clara intención de sorprenderte.

Una persona exigente, segura e inconformista puede llegar fascinar e impresionar a personas interesantes y especiales. No te amoldes a una personalidad o carácter que no encaje con el tuyo o el fracaso no tardará en llegar. Los polos opuestos se atraen sí, pero hasta cierto punto.

Recuerda siempre, quiérete tú primero.

Autor: Sara Varas. Madrileña de 25 años. Periodista, Personal Shopper, Wedding Planner y Escaparatista. Entre sus pasiones principales está el mundo de la moda, la belleza y el lujo. Posee una sensibilidad especial para la caza de tendencias y el ámbito del estilismo. Entre sus otras pasiones se encuentra el cine y la fotografía. Se considera una persona responsable, comprometida y con muchas ganas de aprender. Para más información contacten con [email protected]