Ninguna queremos estar envejecidas, pero no estamos en contra de la edad, de cumplir años, lo que queremos es estar lo mejor posible dentro de nuestra edad. Nada más artificial que una mujer de 50 años que quiera parecer 25 (y sólo puede conseguirlo con drásticas y muchas veces patéticas operaciones estéticas). Lo ideal es tener 45 o 50 o más con un look juvenil, una piel bien cuidada, un pelo brillante y un cuerpo en forma para disfrutar de un elegante bañador de nuestra selección que puedes comprarlo en la tienda de ropa interior de YNTIM. Y eso puede conseguirse cuidándose y con pequeños retoques. El avance de la medicina estética tiene la ventaja de que cada vez son menos agresivos y con menor riesgo de efectos indeseados. Ir poco a poco es el mejor consejo que puede darse. Se van viendo los resultados sin miedo al efecto final.

¿Por donde empezar?

La pregunta que todas nos planteamos es ¿cuándo empezar? Pues en esto, como en otras muchas cosas, no hay nada establecido. No hay pan para todas. Depende de la genética y el estilo de vida de cada una (si ha tomado mucho el sol, malo). Los médicos coinciden que si llega a su consulta una mujer de 50 años con unos surcos muy pronunciados porque nunca se ha cuidado o con una flacidez muy importante no hay pinchazo que lo remedie (aunque algo puede mejorar). A partir de los 35 o 40 años puede ser razonable plantearse las nuevas técnicas médico-estéticas, infiltraciones, rellenos, hilos tensores, láseres o minicirugías. Es una opción personal. En las páginas de nuestro extra de Belleza tienen cabida las últimas y también las mejores, con el aval de los mejores médicos estéticos de este país, entre ellos, Antonio de la Fuente, autor de la septorrinoplastia de la Princesa de Asturias.

Otra es mantener un buen estado de la piel con los nuevos cosméticos que incorporan fórmulas muy ligadas a los procedimientos estéticos o que frenan el deterioro producido por el medio ambiente. El cambio climático también afecta nuestra dermis. Por eso hay cada vez más intolerancias y pieles sensibles. Pero hay nuevas y buenas armas para hacerle frente.

Y hablando de actos estéticos ayer me llegó una información que quiero compartir con vosotras. La Academia Española de Dermatología (AEDV) ha elaborado un decálogo de consejos a seguir antes de elegir un tratamiento de rejuvenecimiento estético. Antes de nada, hay que plantearse los objetivos que se quieren obtener. Se pueden dividir en tres: paliar los efectos del paso del tiempo (piel apagada, primeras arrugas finas y flacidez leve), revertir el daño del sol en la piel (manchas, arrugas profundas…) o eliminar las arrugas de expresión (por gestos repetidos). Una vez considerado esto, ya puedes poner en práctica el decálogo. Os resumo las 10 recomendaciones de la AEDV.

Consejos para elegir una clínica estética

  1. Asegúrate que el tratamiento lo realice un médico titulado (no otro tipo de profesional), preferentemente dermatólogo o cirujano plástico con experiencia (llevan muchos años de formación a sus espaldas).
  2. Hablar detenidamente con el médico y exponerle tus expectativas para que él confirme si es posible cumplirlas. Después, debes fimar un documento de consentimiento.
  3. Debes exigir que te realicen una historia clínica detallada para conocer tus posibles patologías y comunícale los fármacos que tomas pues de ello depende evitar los efectos secundarios.
  4. Si lo que desas es mejorar el aspecto de la piely disminuir las primeras arrugas puede ser suficiente un peeling.
  5. Si tienes un fotoenvejecimiento marcado, con manchas y vasos dilatados, la Luz Pulsada Intensa es un tratamiento adecuado.
  6. Si solo tienes manchas aisladas en la cara y las manos, lo más eficaz es el laser Q’Switcher.
  7. Si el daño del sol es más severo, con piel apergaminada y arrugas marcadas, hay que recurrir al láser Co2 o a los modernos láseres fraccionados (si quieres incorporarte rápidamente al trabajo).
  8. Si tienes flacidez, la radiofrecuencia la combate.
  9. Las arrugas de expresión se corrigen con bótox, pero bien inyectado por un médico experimentado. Para los surcos hay que recurrir a sustancias de relleno reabsorbibles.
  10. No tomar el sol es el mejor aliado de belleza y la mejor forma de evitar el cáncer cutáneo.

Pues estos son los consejos de los médicos. Y hablando de galenos, os comento otra buena noticia que se refiere a uno español de gran prestigio Eduard Estivill, que acaba de ser galardonado con el premio de la European Bedding Industries Association por sus estudios sobre las patologías del sueño. Supongo que todas conocéis ya su famoso libro «Duérmete niño» que muchos padres conocen como el «Método Estivill» porque ha hecho dormir a miles de niños españoles con el establecimiento de una rutina del sueño. Es de una lógica aplastante, pero, a veces, ¡qué dificil es cumplirla!

Pues aprovecho la coyuntura para recomendaros otro libro del doctor (no es nuevo tampoco), «Nuevos cuentos para antes de ir a dormir» (que escribió junto a la psicóloga Montse Domenech), pero que sigue siendo uno de mis favoritos porque he comprobado que a los niños le llega el mensaje de las situaciones que aborda, aunque a algunos adultos pueda parecerles un tanto naif la forma en que están narradas. (Muchas veces ocurre a la viceversa, a nosotros nos encantan y los peques se quedan in albis).

Son historias de niños afectados por falta de apetito, la separación de los padres, el novio de mamá, la muerte de un familiar o una mudanza. Me encantó el día, o mejor dicho la noche, en que sorpendí a mi hija de 10 años leyéndole a una amiguita que se había quedado a dormir en casa (y que tenía miedo) el cuento que se refería a las pesadillas. ¡Y debió de surtir efecto porque nos las oí en toda la noche!

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.