La pregorexia se define como un problema de anorexia durante el embarazo que viene causada por la no aceptación de la mujer hacia los cambios físicos que acompañan a su estado. Aunque en ocasiones la pregorexia se da en mujeres que ya han sufrido otro tipo de trastornos alimenticios, no siempre es así.

La pregorexia puede ocasionar problemas de salud a la madre y también a su futuro hijo. En los casos más graves, puede llevar a la muerte del feto o del recién nacido. Por eso, es muy importante detectar a tiempo este trastorno y tratarlo de una manera correcta para evitar las consecuencias de una mala alimentación o de un exceso de ejercicio.

¿Por qué se produce la pregorexia?

Actualmente, existe una gran presión social para conseguir el cuerpo perfecto, presión que actúa especialmente sobre las mujeres. En el caso de los embarazos, las redes sociales, los blogs y las revistas especializadas presentan cada vez con mayor frecuencia, ejemplos de famosas que mantienen la línea durante todo el embarazo y hacen mucho deporte.

Estas mujeres son presentadas como ejemplos a seguir, contribuyendo a que las mujeres sientan mal si no logran mantenerse delgadas y atléticas durante la gestación. Esto lleva a que muchas embarazadas comiencen dietas altamente restrictivas y se obsesionen con programas de entrenamiento que no son adecuados para su estado.

Hay que dejar claro que el problema no está en cuidarse, sino en llevar este cuidado hasta la obsesión transformando algo lícito y en principio deseable, como es el intentar no coger peso en exceso durante el embarazo, en un trastorno psicológico y de alimentación.

Los síntomas que pueden alertar de que se está ante un caso de pregorexia son:

-Poco o nulo aumento de peso

-Obsesión por el ejercicio hasta llegar a realizar varias horas de entrenamiento al día

-Cuidado excesivo de la comida

-Cansancio extremo

-Sospecha o confirmación de que la mujer come y vomita lo que ingiere

¿Cuáles son las consecuencias para la madre?

Entre las posibles consecuencias para la madre destacan las siguientes:

-Malnutrición

-Hipertensión

-Arritmias

-Anemias

-Mal aspecto de la piel

-Problemas de descalcificación

¿Cuáles son las consecuencias para el feto?

El feto es el que sufre las consecuencias más duras de la pregorexia:

-Nacer por debajo de su peso

-Nacer antes de tiempo

-Alteraciones neurológicas

-Aumento de las posibilidades de retraso mental

-Desprendimiento de la placenta

-Aumentan las posibilidades de fallecimiento durante el primer mes de vida

-El bebé puede nacer con problemas de ansiedad, nervios o hiperactividad

¿Cómo se trata la pregorexia?

La pregorexia, como todos los trastornos que implican la no aceptación de la propia imagen, debe de ser tratada por psicólogos especializados, pero también por nutricionistas que ayuden a la mujer a alimentarse correctamente, lo cual no tiene por qué implicar engordar o acumular grasa. También puede colaborar en el tratamiento un experto en deporte que pueda guiar a la futura madre sobre el tipo de ejercicios que puede y no puede realizar durante su embarazo. Por supuesto, el papel de su pareja, su familia y sus amigos más cercanos es fundamental y se les debe de integrar en la terapia.