¿Te has parado a pensar alguna vez en cual es el tálamo función? Seguro que te sorprenderá saber todo lo que sucede en esta zona de tu cerebro situada en pleno centro del cerebro, justo encima del hipotálamo y cuyo nombre significa cámara interna, debido precisamente a su estratégica situación.

Estamos hablando de una de las partes del cerebro más grandes y con mayor número de funciones. El lugar donde está situado hace que esté en contacto con diferentes áreas del cerebro y acaba formando parte de procesos muy diversos. Su forma esta dividida en dos estructuras ovaladas idénticas atravesadas por la lámina medular interna. Está formado por materia gris, la cuál a su vez está formada por neuronas, que son las células del cerebro.

¿Cuáles son las funciones del tálamo?

Si pensamos en el tálamo función podemos decir que son muchas y muy variadas, pero para hacernos una idea vamos a hablar de las principales:

Controlar el proceso de relevo del sueño

Todos tenemos un ritmo de sueño y de vigilia. Cuando rompemos nuestras costumbres se produce un malestar durante un pequeño periodo hasta que el cuerpo vuelve a adaptarse, lo que se conoce como jet lag, por ejemplo. Pues el encargado de regular esta alternancia entre sueño y vigilia es el tálamo.

También participa en lo que se ha llamado proceso de consciencia, es decir, procesos relacionados con la consciencia, como son los pensamientos internos, aunque no sean la consciencia en sí mismos. Se trata de procesos de pensamiento abstracto muy complejos y en ellos no solo participa el tálamo, sino también otras partes del cerebro.

No obstante, la importancia del tálamo queda patente porque una lesión en esta área del cerebro puede causar un estado de coma, que puede o no ser irreversible.

Controlar la información sensorial

 Toda la información que llega al cerebro procedente de los sentidos, exceptuando el olfato, es recibida por el tálamo. Este ejerce como una especie de filtro, eliminando aquellos datos que no son relevantes y transmitiendo el resto a la corteza cerebral. En la corteza cerebral esta información será procesada.

A la vez que hace esto también ayuda a la regularización de las emociones. Aunque este terreno no es exclusivo del tálamo si ayuda a trabajar con las emociones y la información sensorial haciendo que se influyan mutuamente. Es decir, algo que vemos puede influir en nuestro estado de ánimo, así como una música que escuchamos. Y, del mismo modo, nuestro estado de ánimo puede influir en la manera en la que procesamos la información que recibimos a través de nuestros sentidos.

Además de estas funciones principales el tálamo también influye en la memoria y se considera fundamental en la creación de nuevos recuerdos. Ejerce su papel en el lenguaje, sobre todo en el motor y también en la creación de los estados de alerta como reacción a diferentes tipos de estímulos. Como todo lo que tiene que ver con el cerebro, el tálamo tiene funciones complicadas y claramente relacionadas con otras partes del cerebro, con las que trabaja en una clara bidireccionalidad.