Hablar de partos o nacimientos es algo muy común, sobre todo cuando se trata de querer informarte sobre los tipos que hay. Debes saber que se puede distinguir entre parto eutócico y distócico, siendo las formas en que llega un bebé al mundo. No hay duda que es el momento esperado, tanto por los padres como por los familiares y amigos, y es que conocer a un nuevo integrante de la familia es algo que emociona y se convierte en algo sensacional por lo que todos esperan que llegue el momento de tenerlo frente a frente, sobre todo la madre. Ahora bien, un parto implica una dilatación de 0 a 10 centímetros y cuando no es posible se requiere a otro método para extraer al bebé.

La culminación del embarazo es ese instante en que se da a luz a la criatura que has albergado en tu vientre durante un largo periodo, de manera que el parto es la salida del bebé del útero materno pero los padres deben prepararse para que esto sucede de cualquier manera, es decir, saber que no solamente puede tratarse de una forma de recibir al bebé.

El parto eutócico

Cuando se habla de parto eutócico se hace referencia a un parto conocido como normal, donde se produce al término de la gestación, justo en la semana 37 a la 40. Es así como se inicia de manera espontánea y natural sin tener que intervenir hasta que finaliza sin complicación alguna, trayendo la criatura al mundo con la mayor facilidad posible. Debes saber que sucede cuando el  feto se encuentra en la posición cefálica adecuada, pero además hay una expulsión por vía vaginal, es aquí donde se omite la intervención quirúrgica y ambos se encontrarán en perfectas condiciones al finalizar el proceso.

Es algo que puede tardar pocas horas e incluso minutos, ya que ha habido madres que al término de una hora ya tienen a sus bebés en brazos, todo depende de la rapidez con la que surja la dilación como tal. Cuando se trata de este tipo de partos, es necesario mencionar que conlleva la menor probabilidad de riesgos, tanto para la madre como para el bebé ya que no requieren de intervención y solamente se basa en los latidos del corazón y la frecuencia de las contracciones a la hora de asistir a la fémina.

parto eutocico

El parto eutócico puede ser con anestesia o sin ella; sin embargo, debes saber que en caso de ser sin calmantes permite que la madre pueda estar consciente de cada una de las etapas y así poder disfrutar ese proceso en que trae a su hijo al mundo. Cabe mencionar que hay mujeres que piden que se les administre anestesia para aliviar el dolor pero impide que puedan sentir cada uno de los detalles que se hacen presentes en el parto como tal. Es una manera de disfrutar el proceso en que cual se convierten en madres.

El parto distócico

Mientras que el parto distócico hace referencia a una proceso donde se presentan complicaciones y se requiere de intervención médica, siendo de origen fetal o materno la mayor cantidad de problemas que surgen por lo que se vuelve un tanto más problemático. Puede que se ejecute debido a un enrollamiento del cordón umbilical además de problemas con la placenta o con el líquido amniótico, algo que es vital de chequearlo previamente.

Cualquiera de los dos tipos de parto pueden presentarse en las mujeres, pero la gran mayoría opta por el eutócico debido a que se disfruta en gran medida e incurre en menos riesgos, siendo de gran beneficio para la madre y el bebé.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.