Una de las enfermedades más comunes de la boca y que estamos acostumbrados a oír es la gingivitis pero esta si no se trata en el dentista puede producir una inflación en las encías que puede llegar hasta la raíz y provocar un dolor insoportable al paciente. Esto causa las conocidas bolsas periodentales, pues las bacterias crean su propio nido en las encías pues para ellas es el lugar ideal para vivir.

Es en este momento cuando el médico puede hablar a los pacientes del curetaje dental, muchos piensan que este es como una limpieza dental que debe hacerse una vez al año pero lo cierto es que no tiene nada que ver ya que con la limpieza lo único que se hace es limpiar el sarro y la suciedad superficial del diente mientras que con el curetaje la limpieza es mucho más profunda pues con esta técnica se llega hasta el fondo de las bolsas periodentales y se elimina todo el sarro de las encías.

curetaje dental

 

 

Muchos temen a  esta técnica porque la consideran dolorosa pero lo cierto es que la sensibilidad de cada paciente es diferentes y también depende de la profundidad de las bolsas y lo hondo que haya que llegar. Por eso muchas veces, el médico decide anestesiar al paciente para poder hacer una limpieza mucho mejor.

De esta manera la posibilidad de que la encía mejore y se vuelva a adherir al diente es mucho mayor, además, todo esto se puede prevenir con una correcta limpieza e higiene bucal no sólo con el cepillo y pasta dentífrica sino también con un buen enjuague e hilo dental, aunque puedes consultarle a tu dentista para que te diga cuáles son las técnicas y el tipo de cepillo que necesitas.

Autor: Amparo.