El 80% de las madres dan el pecho en exclusiva durante el primer mes de vida de sus hijos, según los datos ofrecidos por la mayor parte de los estudios pediátricos. Los especialistas aseguran que esta práctica tiene grandes beneficios para la salud de los bebés, sin embargo, la información disponible sobre posibles obstáculos que pueden aparecer durante la lactancia es limitada. Uno de los principales problemas de la lactancia es la aparición de grietas en los pezones, que produce un intenso dolor en la mujer. La presencia de pechos agrietados puede tener múltiples causas: un mal agarre, una congestión mamaria, la lactancia a un bebé con frenillo corto…  AQUI puedes ver 4 casos reales de mamás que tuvieron grietas durante su lactancia y cómo lo resolvieron.

Causas

Los expertos de pediatría aseguran que el primer paso ante la aparición de grietas es determinar las causas que provocan esa situación. La mayoría de los casos de presencia de grietas se deben a que el bebé lactante tiene frenillo corto, y para poder succionar se ve obligado a aumentar la fricción y ejercer una excesiva presión sobre el pezón de la madre. En muchas ocasiones los especialistas recomiendan solucionar este problema con una pequeña intervención llamada frenotomía. Esta operación consiste en la eliminación del frenillo que mantiene unidos la lengua o el labio inferior con la encía y que afecta a un correcto movimiento de la lengua o los labios.

Por otro lado, la aparición de grietas puede deberse también a un mal agarre. Los bebés que maman correctamente colocan los labios evertidos, es decir, hacia fuera y la presión de la succión se ejerce sobre la areola. Sin embargo, los bebés que tienden a un mal agarre succionan solo en la zona del pezón, hecho que hace que la leche se extraiga con mayor dificultad y que derive en un abandono prematuro de la lactancia. Además, se producen grietas y maceración en los pezones, lo cual provoca un intenso dolor en la madre. En estos casos es recomendable consultarle a un profesional sobre posturas, técnicas o procedimientos para corregir esta situación lo antes posible. Si la postura del bebé no se logra corregir, otra posible solución es usar instrumentos para extraer la leche materna, los llamados “sacaleche”.

Tratamientos para curar las grietas

Mientras se intentan solucionar las causas, es recomendable tratar cuanto antes las grietas, ya que suelen ser especialmente dolorosas y se corre el riesgo de padecer infecciones. Una solución efectiva es la aplicación de apósitos especialmente diseñados para curar las grietas en los pezones como NURSICARE.  Está compuesto con glicerina y un agente limpiador que facilita la cicatrización de las heridas y reduce la sensación de dolor. Así mismo, los apósitos deben estar hechos con materiales que permitan una correcta respiración de las grietas.  Tienen una tienda online que incluye envio gratuito por mensajero en 24 horas (laborables).

El uso de estos productos tiene resultados satisfactorios en poco tiempo, ya que muchas de las pacientes aseguran experimentar una disminución notable del dolor al pasar unas horas desde su primera aplicación. La inmediatez del tratamiento es fundamental para no interrumpir la lactancia materna en los primeros días, ya que son determinantes para que el bebé adopte el hábito y se logre una lactancia exitosa.