Mini Roadster

Si aún no conoces el Mini Roadster te recomendamos echarle un vistazo o, mejor aún, probarlo. La mayoría de nosotros creemos que los coches “pequeños” son sólo útiles en la ciudad o en desplazamientos cortos, de modo que cuando decidimos iniciar un viaje largo lo dejamos aparcado.

Pues bien, con el Mini Roadster olvídate de esos clichés. Es un coche ligero y potente, realizado para sentir al máximo la sensación del Roadster y disfrutar de la conducción, aunando seguridad y adrenalina, algo paradójico ¿no? Nos llamó la atención esta divertida secuencia que nos recordó cierta película.

 

 

 

 

Cual Thelma y Louise,  Tania, mi amiga (y blogger en este blog) y yo probamos el Mini Roadster. Ciudad de origen: Málaga. Destino: Granada. Sin hacer caso a las indicaciones que apuntaban a la autovía, elegimos la carretera que bordea la costa y que va recorriendo los bellos pueblos costeros de ambas provincias. Una carretera ciertamente insegura, de doble carril y llena de curvas, pero perfecta para una jornada de turismo… Especialmente con la capota bajada, que se convierte prácticamente en invisible y se pliega en un compartimento trasero. El viento en el rostro, el olor a mar, el sonido del coche… Hablamos del modelo John Cooper Works Roadster, de 211 CV y una cilindrada de 1.598 cm³, perfecto tanto para una carretera con curvas como para la autovía que elegimos al regreso. Con la debida precaución y respetando la normativa sobre límites de velocidad, el coche se “Tomaba las curvas como si fueran raíles”  tal y como decía Julia Roberts en “Pretty Woman”. ¿La analogía os parece muy femenina? Pues entonces diremos que me sentí como Fernando Alonso, eso sí, con compañera con el pelo revuelto por el aire.

Al regresar (y tomar la mencionada autovía), la combinación de agilidad y estabilidad quedó más que demostrada. Y no sólo eso, conduces relajadamente sin apenas cambios y cuando superas los 80 Km/h se despliega un alerón trasero, reduciendo la inestabilidad. A ello añadámosle el el botón Sport y la función overboost que proporciona una ración extra de aceleramiento aumentando la fuerza de propulsión en 20 unidades a hasta 260 Nm.  Cuando activas el botón Sport, ¡Wow! estás conduciendo el coche fantástico (no faltaba el ordenador).  El motor reacciona, el doble tubo de escape, literalmente, se emociona. Las miradas curiosas-envidiosas  de otros conductores, incluso de aquellos que llevaban coches más grandes, ya fueran solos, acompañados o con familia incluida, nos provocaron un subidón de autoestima. ¡Sí, un biplaza descapotable,  en color pepper white con espejos cromados, llantas de aleación ligera Twin Blade Spoke MINI Yours, revestimiento interior  MINI Yours Soda con asientos de cuero Gravity Polar Beige, el volante deportivo de cuero y bandas deportivas de plata! ¡Sí, es un coche pequeño pero cuánto darían por estar al volante o, al menos, en el asiento del copiloto!

Cuando anocheció, con la capota subida, el espejo retrovisor con ajuste antideslumbramiento  la conducción era relajada y segura, como si te trasladaras al futuro y el coche tuviera piloto automático. Y esa inconfundible acústica, que se mezclaba con la música que sonaba en la radio.

Al día siguiente devolvimos el coche y descubrimos que la capota plegada deja un gran espacio al maletero, lo que resulta ideal para llevar equipaje (en este caso compras varias, incluidos pequeños muebles, del zoco granadino). Y lo más increíble fue el bajo consumo de combustible!

Si tenemos en cuenta nuestros desplazamientos diarios, lo mejor sería elegir alguno de los otros tres modelos disponibles, ya que el Mini Roadster está disponible en cuatro motorizaciones: Mini Cooper Roadster, Mini Cooper s Roadster, Mini Cooper SD Roadster y el  “orgásmico” Mini John Cooper Works Roadster que Tania no dejaba de acariciar, como si fuera un caballo que ha cumplido a la perfección las órdenes de su amo… Y eso que no condujo, se  centró en experimentar la sensación de viajar con el cálido viento en el rostro mientras, de vez en cuando, se entretenía descubriendo todos los detalles del interior del Mini, incluido el reposabrazos delantero. ¿Cómo definir un coche que lo tiene todo?  Ligero, manejable, potente, seguro, moderno… Deshazte de todos los tópicos. Ni el John Cooper Works Reader es exclusivamente para chicos ni el Mini, y concretamente el Mini Roadster es exclusivo para chicas. La experiencia “orgásmica” es tanto masculina como femenina.

Puedes ver todas las prestaciones de los cuatro modelos del Mini Roadster desde aquí. 

Autor: The Stylist. Me apasiona la moda, la belleza, decoración, arte y cultura, lo cual forma parte de mi eclecticismo. Al igual que mis compañeras, mis diferentes pasiones tienen algo muy importante en común: La creatividad en todas sus formas.