En unos días llega el invierno y, a pesar de no haber llegado aún, el frío ya se va notando. Seguramente, las estufas y las mantas del sofá ya sean un must have en tu día a día. Ya solo queda la ropa de cama.

Las sábanas más calentitas

Lo primero que tendrás que escoger son las sábanas. Las hay de tejidos de fibra sintética como son las sábanas de coralina y las sábanas térmicas. También encontramos las sábanas con tejidos de microseda como las de microlina; las compuestas por algodón, como las de franela; y por último, las de tejido polar, como las sábanas de pirineo. Cada una de ellas es perfecta para el invierno, aunque si sueles sudar mucho, las sábanas de microlina y las térmicas no son las adecuadas puesto que pueden no transpirar lo suficiente. En este caso, lo ideal serían las sábanas de franela.

No olvides la funda nórdica

Ahora que ya has escogido tus sábanas, acompáñalas con una funda nórdica. Si lo prefieres puedes ir directamente a este paso. Escoge el diseño de funda nórdica que más se adapte al estilo de tu habitación y acompáñalo con un relleno nórdico acorde al clima de la zona. El gramaje del relleno también dependerá de si la persona tiende a ser más friolera o calurosa.

Sacos nórdicos, ideal para los niños

Un aliado perfecto para preparar la cama de tus peques este invierno son los sacos nórdicos. Por ejemplo, los sacos nórdicos en 10xdiez tienen cremalleras que impiden que se desarropen durante la noche, y son desenfundables y totalmente lavables. Además, 10xDiez nos ofrece sacos nórdicos que contienen un relleno de 220gr/m2 con el que seguro no pasarán nada de frío.

El punto a favor de las fundas y los sacos nórdicos es su versatilidad. Ya sea invierno u otoño podrás utilizar estos productos imprescindibles para vestir tu cama. También puedes optar por utilizar una colcha combinada con el tipo de sábanas que más se adapte a tus necesidades. Ahora que ya tienes algunas ideas, ya solo te queda escoger cómo vas a decorar tu cama este invierno.