Seguro que alguna vez has notado que en tus uñas se comienzan a formar manchas blancas. Este tipo de manchas es muy común y pueden aparecer en cualquier parte de la uña, desde el principio hasta el  fin del de esta.

Posibles causas de las manchas blancas en las uñas

Muchas personas piensan que solamente se debe a que a la persona le falta calcio en el cuerpo, pero lo que realmente está pasando es mucho más complejo.

Cuando un persona tienen las uñas blancas, este término se llama leuconiquia y se da porque se va rompiendo la base de las uñas. Cuando te golpeas una uña, aunque sea suavemente, se crean este tipo de manchas. En otras ocasiones, estás manchas aparecen porque lo heredamos de nuestros padres y en una menor medida por trastornos de salud, como úlceras pépticas o colitis.

Respecto a la nutrición, la aparición de estas pequeñas manchas blancas puede revelar una ingesta deficiente de ciertos nutrientes. Contraria a la creencia popular, la realidad determina que la deficiencia en calcio no origina las manchas blancas en las uñas, sino la deficiencia de cinc.

Un consumo insuficiente de otros nutrientes involucrados en la formación, crecimiento y desarrollo de los componentes de las uñas, como el hierro, la vitamina B6 (relacionada con el metabolismo del cinc) y la vitamina A, no influye de forma directa en la presencia de esas manchas, pero sí provoca mayor fragilidad y debilidad en las uñas, de modo que es más fácil que cualquier pequeño traumatismo deje huella.

La falta prolongada de hierro también puede quedar reflejada en las uñas y ser indicador de anemia ferropénica. En este caso, las uñas adquieren un aspecto en forma de cuchara y el proceso responde al término médico de coiloniquia. Éste también puede formar parte del síndrome de la uña-rótula, una enfermedad autosómica dominante caracterizada por diversas anormalidades orgánicas.