Si no habías oído hablar antes de la pintura de estuco queremos presentarte una pequeña muestra de lo que sería el estuco y de algo que nos referimos y se refiere todo el mundo con pintar las paredes de estuco. A grosso modo el nombre estuco proviene de la antigua frase “estancado al fuego”. Esta técnica se refería a dejar en las paredes en un acabado muy parecido al marco de tal forma que hoy día es una de las técnicas más apreciadas para decorar las paredes ya que no es simplemente el hecho de utilizar una pintura de color o una técnica para pintar las paredes sino en el hecho de darle más consistencia a la propia pared.

Como hacer un estuco

Para realizar una pintura de estuco has de tener en cuenta que es bastante elaborada y que incluso los profesionales pueden tardar varios días en realizarla por completo y se prevé una media de al menos 60 días para terminar y que la pared quede completa y total mente terminada. Parar conseguir una pintura de estuco en una pared tienes que primero aplicar una mano de imprimación selladora por toda ella dejando 12 horas para la primera aplicación y aplicando una segunda mano que dejarás secar al menos 6 horas. Después de esto tendrás que lijar la pared hasta que la superficie quede lisa y pulida.

Verás que han podido salir algunos orificios que tendrás que cubrir, y aplicar una tercera capa de imprimación selladora dejando de nuevo secar unas seis horas. Por último has de utilizar una plana de acero para lijar de nuevo la pared. Esto se hace para que la pared quede totalmente lisa y no haya ningún tipo de ondulación. Justo después es cuando se empieza extender una capa muy fina de estuco sobre la pared aplicando la segunda cuando la primera todavía está húmeda siempre intentando que quede liso y compacto. Lo siguiente que tendrías que hacer es coger la espátula, es decir aplicar manchas de estuco sobre la superficie una vez que haya secado la primera mano de manera que se obtenga un acabado extraño y personalizado para tratar finalmente con la espátula de abajo arriba para conseguir un brillo sedoso.

Lo último sería aplicar una mano de transparente para fijarlo todo a la pared.

Autor: Revista Feminity.