Si por algo se caracteriza la zona de Andalucía es por sus patios andaluces. Famosos en el mundo entero gracias a los cuadros de algunos pintores emblemáticos como es el caso de  Joaquín Sorolla y también declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Los patios andaluces rebosan color, vida y arte mucho arte. Los patios se caracterizan por ser una mezcla del mundo romano y musulmán, con una gran carga de la cultura popular de la zona del Mediterráneo.

Del estilo romano podemos observar los grandes patios interiores con galerías porticadas, algunos pozos y fuentes de agua. El patio es el espacio íntimo, apartado del exterior, destinado a la vida en familia y reuniones con amigos, sobretodo en temporadas con clima favorable (inviernos suaves y veranos calurosos). Está pensado para tener una zona fresca fuera de la casa donde poder resguardarse del sol y refrescarse gracias al agua. Los patios también son zonas tranquilas apartadas de las muchedumbres, el lugar perfecto para relajarse. Suelen ser de forma cuadrada o rectangular y son una gran fuente de luz para la casa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por su parte la cultura musulmana aporta las flores, plantas aromáticas y también fuentes, pilas, pozos y charcas. El agua siempre ha sido un elemento imprescindible para ambas culturas y se manifiesta en su decoración con fuentes en el centro de los patios.

Las rejas de hierro forjado también son muy características en el aspecto decorativo. Así como los azulejos en forma de mosaico y los maceteros de barro cocido o esmaltados. Dentro de los maceteros las flores son las protagonistas en los patios, produciendo esa espectacularidad y una gran explosión de color. Las especies más utilizadas en los patios andaluces son los geranios, las rosas, los claveles, la dama de noche, los helechos, las esparragueras, el jazmín… También las plantas tipo enredadera son muy utilizadas para cubrir las fachadas y crear ese efecto natural tan característico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El patio andaluz también es conocido como el jardín de los sentidos por los aromas que desprende, la fruta que se puede comer y el agua que puede oír. De los patios andaluces  son famosos los Cordobeses, ya que ahí se concentra una fuerte sabiduría popular jardinera, de ahí el famoso Festival de Patios Cordobeses declarado de interés turístico (a principios del mes de Mayo).