Esperábamos ver unas tiernas imágenes del presidente francés y su esposa acaramelados y haciendo carantoñas a su hija Giulia, ya saben, las típicas imágenes de padres embelesados con su bebé recién nacida. Pero no. En estas imágenes parece que  Carla Bruni, sosteniendo a su bebé, está realizando una visita por los alrededores del palacio presidencial ‘La Lanterne’ y que Sarkozy ejerce de guía turístico.

Nicolas Sarkozy y Carla Bruni aprovecharon el buen tiempo parisino para dar un paseo con la pequeña. Mientras Carla, muy maternal, acurruca a su niña, Sarkozy parece más interesado en mostrarle a su esposa todo lo que alcanza la vista.  Sólo en un par de imágenes podemos ver al implacable presidente francés procurando atenciones a la pequeña…  Esperemos que en la intimidad sea un padre más atento y cariñoso.