Tanto entidades públicas como privadas están apostando por las mujeres empresarias. Las ayudas a las iniciativas femeninas se multiplican día a día. Entre las tareas pendientes: la eliminación de prejuicios y el reparto equitativo.

Hasta hace relativamente poco tiempo, la situación social, económica y cultural de la mujer y el hombre era prácticamente antagónica. Mientras que los varones se ocupaban de todo aquello que se refería a actividades centradas en el aspecto público, las mujeres se veían confinadas al hogar.

Ahora se está viviendo una época de cambios. Se ha comenzado a replantear el papel de la nueva mujer. Una postura que implica la lucha por retomar todos aquellos espacios que se les han negado, incluso el papel empresarial.

Cómo se ven las mujeres

La situación laboral de las mujeres todavía no se puede equiparar a la de los hombres. Contratos temporales, economía sumergida y unas tasas de desempleo que duplican a la de los hombres, son más frecuentes en este colectivo.

Quizás por ello, en este momento se está produciendo un gran aumento del numero de empresarias. Son muchas las féminas que se han dado cuenta de que con el auto empleo pueden evitar las discriminaciones de género, como es el hecho de evitar dar responsabilidades a las mujeres.

Cómo las ve la sociedad

El cambio de mentalidad que se está produciendo tanto en la sociedad como en las propias mujeres está fuertemente apoyado desde instituciones y asociaciones. Incluso, a la hora de conceder un crédito por parte de un banco, las empresarias están mejor consideradas que los de género masculino.

Parece ser que las mujeres poseen una serie de cualidades que las hacen ser más eficientes. Se las supone más intuitivas, constantes, y menos arriesgadas además de buenas administradoras.

Sectores “femeninos”

La mayor parte de las empresarias ocupan ámbitos que son un reflejo de las ocupaciones que realizaban tradicionalmente en los hogares. Se centran principalmente en el sector servicios. ¿Elección propia o condicionamiento de género?

Los ámbitos con mayor presencia de mujeres empresarias están relacionados con temas como el aspecto de los cuidados a personas mayores o niños, la belleza, el comercio o hostelería. También cabe destacar la importancia de las nuevas tecnologías en las nuevas empresas creadas por mujeres. El teletrabajo les ofrece flexibilidad, y les permite minimizar tanto esfuerzos como gastos.

Empresa versus familia

Pero no todo son parabienes. Un alto porcentaje de las mujeres que trabajan fuera delhogar debe hacer frente a una doble jornada de trabajo: fuera y dentro del hogar. Esto suele ser un impedimento que lleva a muchas mujeres a sacrificar sus pretensiones laborales en beneficio de la familia.

La demanda de más flexibilidad en el aspecto laboral, tanto desde el punto de vista de tipo de contrato como de los horarios, pueden ayudar a esta doble jornada. Aquí es importante citar la importancia que tiene las nuevas tecnologías a la hora de desarrollar empresas.

Internet facilita, con un bajo presupuesto, la posibilidad de crear su propia oficina en casa, lo cual puede ser de gran ayuda para aquellas mujeres con fuertes cargas familiares. De todas formas la posibilidad de cumplir las expectativas empresariales por parte de las mujeres no depende sólo de ellas sino que depende también de los hombres.