A la hora de montar una oficina, los muebles de oficina son algo imprescindible pero, en ocasiones, esos muebles suelen ser mucho más caros de lo normal y por eso no se llegan a comprar todos, o echas mano a otros que tenías guardados para ir llevando todo hasta poder obtener algunos beneficios que te permitan ir cambiando el diseño de la oficina a uno más profesional. Sin embargo, no necesariamente tienes que gastarte mucho dinero; hay ocasiones en las que puedes comprar muebles de oficina mucho más baratos.

Hablamos de los de segunda mano, unos muebles que no tienen por qué estar mal pero que se venden por un precio inferior al que puede ser en una tienda donde vendan productos nuevos. En un principio tienes algunos lugares donde buscar productos de segunda mano como son los rastros que suelen ocuparse de recoger muebles y arreglarlos para venderlos y sacar algo de dinero.

En ellos podrás encontrar algunos muebles de oficina que estén a buen precio y que salgan más económicos que los que compras nuevos. Otro lugar donde podrías ver muebles de segunda mano son las tiendas de muebles porque, en ocasiones, los muebles que tienen en exposición, al no poder venderlos como nuevos porque han sido desembalados y han sido probados, los venden a un precio más asequible.

Esto no ocurre en todas las tiendas pero siempre puedes preguntar por si ocurre que en ese caso sí lo venden (o ir probando suerte en distintas tiendas hasta dar con una que lo haga). Y, por supuesto, tienes internet.