El acné es una condición muy frecuente y bastante normal en la mayoría de los casos. Es un proceso natural y tiene mucho que ver con las hormonas, es por ello que durante la adolescencia son más comunes. Aunque se trate de algo perfectamente natural (casi siempre) sigue siendo un factor importante que afecta el autoestima de millones de personas en el mundo. Esto ha llevado a querer desesperadamente acabar con ellos, muchas veces recurriendo a prácticas francamente dañinas. A continuación algunos mitos sobre el acné y lo que no se debe hacer: 

Exponer la piel con acné al sol 

Un mito muy popular trata de que si se exponen los granos al sol estos se resecan y desaparecen. Esto no solamente es absolutamente falso, sino que además es muy peligroso tanto para la estética como para la salud en general. 

El sol resecará la zona, eso es verdad, esto es algo que definitivamente no es bueno. La piel se te arrugará a la larga mucho más rápido. Además, dado que se trata de una zona inflamada, corres el riesgo de que el cuerpo quiera compensar el exceso de sol produciendo más melanina y oscureciendo los granos. Esto quiere decir que no solamente tendrás la piel maltratada y reseca, con los mismos granos que con los que comenzaste, sino que además se te notarán muchísimo más por un fenómeno llamado híper pigmentación.  

Pasta de dientes en los granos 

Otro lamentablemente popular mito es el de poner pasta de dientes o dentífrico en los granos, buscando que se sequen y desaparezcan. El dentífrico tiene sustancias abrasivas diseñadas para pulir los dientes. Si puede pulir algo tan duro como los dientes, imagina lo que le puede hacer a tu cara. Jamás utilices este producto para este fin, ya que puedes terminar con la cara muy dañada. 

Cremas faciales 

Muchas de ellas sí ayudan, pero no todas. No esperes maravillas, ya que de cualquier forma se trata de un proceso hormonal y contra eso hay poco que hacer. Existen ungüentos especializados que no se venden sin receta médica que se utilizan en los casos más extremos. Las personas deberían de abstenerse de ellas salvo en casos de enfermedad muy importantes ya que contienen corticoides y pueden provocar más problemas que soluciones. 

Los chocolates y el acné 

Dejemos de echarle la culpa a quien no la tiene. El chocolate y otros productos grasos no tienen nada que ver con el acné y no tienen por qué salir de tu dieta solamente para evitar la aparición de “granos”, ya que no hay forma en que puedan provocarlos o favorecer su aparición.