Vamos a conocer un poco en qué consiste la meditación, sus beneficios y algunos consejos para practicarla.

Qué es la meditación

Definir la meditación no es fácil, porque se trata de un concepto muy abstracto que puede entenderse desde diferentes puntos de vista.

Puede tener connotaciones religiosas o espirituales, mientras que para otros es un método intelectual para silenciar ese bullicio interno y conseguir sentirse más positivo y creativo.

En occidente hay muchas personas que relacionan la palabra meditación con aspectos religiosos, y con gurús. Pero meditar en realidad es un ejercicio intelectual.

Etimológicamente, la meditación se refiere a una práctica de naturaleza intelectual a través del cual se potencia la atención y la consciencia en el presente.

Objetivos

Aunque es muy subjetivo, cada persona puede buscar en la meditación un objetivo diferente:

  1. Desarrollar la consciencia de unidad con el todo.
  2. Silenciar todo ese ruido de la mente y liberarla de las preocupaciones.
  3. Limpiar la mente para hacerla más creativa.
  4. Estimular las zonas del cerebro asignadas a la felicidad.
  5. Estimular el sistema inmune y los mecanismos de autocuración.
  6. Liberar el estrés y la ansiedad para permanecer en un estado de bienestar.
  7. Potenciar el estado de concentración y memoria.
  8. Incrementar las capacidades intelectuales.

Puntos clave de la meditación

Sin importar el objetivo, la consecuencia de practicar meditación es conseguir un estado mental y físico de serenidad, paz interior, concentración y creatividad, que se caracteriza por:

  • Enfoque de la mente en un solo objeto
  • Estado de concentración absoluta en el que el ruido de la mente cesa.
  • Estado de paz en el que la mente se libera de sus propios pensamientos.

Beneficios

Existen diversos beneficios en distintas áreas del cerebro:

Potencia la salud mental y física

Aumenta el cociente intelectual

Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía

Mejora la memoria

Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión

Reduce la presión sanguínea

Aumenta la felicidad

Técnicas

Existen varias más o menos sencillas para alcanzar ese deseado estado de consciencia. Y no tienen el mismo efecto en todas las personas. Algunos llegan a un estado de concentración rápido, y otros necesitan mayor esfuerzo y fuerza de voluntad.

Algunas técnicas de meditación:

  • Respiración

Es una de las prácticas más utilizadas por las principales corrientes. Consiste en realizar ejercicios concretos y repetitivos de respiración, centrando toda la atención en el aire, en cómo pasa por la nariz, en el frío al inspirar y el calor al exhalar, etc. Con el paso del tiempo y con paciencia, la mente alcanza más rápidamente el estado meditativo.

  • Objeto

Se utiliza un objeto, una vela, un color, en definitiva cualquier cosa, de manera que la atención se centre en ese objeto hasta que poco a poco la mente se calma y se consigue el estado meditativo.

  • El sonido

También es un método habitual, muchas culturas han recurrido a las ondas de sonido para inducir a estados de concentración o espirituales. Pueden ser campanas, mantras, cualquier repetición de sonidos concretos que induzcan al estado meditativo.

 

Autor: Reme.