La mascarilla de yogurt es un tratamiento casero para el cutis barato y que contiene muchos beneficios para la piel: reduce las pecas, hidrata la piel, elimina las quemaduras producidas por el sol, suaviza la piel, retrasa el envejecimiento, reduce el acné, elimina los puntos negros y controla la grasa del cutis.

Hay varias formas de preparar la mascarilla de yogurt. Una de las recetas es mezclando dos cucharadas grandes de yogurt con una cucharada de zumo de limón recién exprimido para que mantenga todas sus propiedades. Se mezcla todo bien con el tenedor y se aplica en la cara sin que toque los ojos. Tienes que esperar unos veinte minutos que haga su efecto, así que aprovecha para relajarte en el sofá, leer un libro o escuchar algo de música. Luego te retiras con agua y una toallita la mascarilla y te aplicas tu crema hidratante habitual. Esta receta te ayudará a aclarar las pecas y a hidratar tu cara.

Para tratar el exceso de grasa, los puntos negros, las espinillas y los brillos en la cara preparamos una mascarilla de yogurt y miel. Se mezclan bien los ingredientes y se aplica en la cara haciendo un masaje con los dedos en forma de círculos. Tienes que dejarla actuar al menos diez minutos y luego aclararte con agua la cara y ponerte tu crema de cara habitual.

Otra receta para la mascarilla de yogurt se basa en triturar tres rodajas de pepino, una cucharada de miel y dos cucharadas de yogurt natural. Una vez la mezcla esté homogénea, se aplica en la cara con un pincel y se masajea la cara con los dedos. Por último se aclara el cutis con agua y se hidrata la piel con tu crema hidratante habitual.

 

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.