Mariah Carey París

Pensábamos que, tras su maternidad, Mariah Carey por fin maduraría, que se convertiría en una mujer sensata y que, incluso, volvería a ser la chica sencilla que fue en su día. Pero no. Su nivel de egocentrismo aumenta con los años y a sus 42 primaveras Mimi sigue siendo la diva caprichosa de siempre pero con un agravante… Esa expresión facial tipo joker que delata varias sesiones de bótox.

La cantante ha viajado a París con su esclavo marido, Nick Cannon para celebrar su cuarto aniversario de boda. Allí, Mariah Carey combino sus dos pasiones: Ir de compras a las tiendas más exclusivas y posar para los fotógrafos con una actitud que, sinceramente, ya resulta hasta cómica. Para colmo, esas maxi gafas, que ni siquiera se quita de noche, nos han provocado un repelús y alguna que otra confusión (parece Marujita Díaz).

En fin, todo lo que rodea a Mariah Carey resulta absurdo y artificial lo cual es una pena porque tiene millones de fans gracias a su prodigiosa voz, fans que creen que quien canta es una persona normal y cuerda, no una obsesa del protagonismo que mentalmente continúa siendo una adolescente.

Tan artificial es que la imagen en la que decide besar a su marido lo dice todo. El pobre hombre sonríe, ella decide que hay que demostrar que ambos están muy enamorados. Mariah toma la iniciativa, quizá animada por los fotógrafos, ya que se supone que el matrimonio ha viajado a la ciudad del amor para celebrar sus cuatro años de contrato casados. Pero ella le da un beso tan poco apasionado que parece que le está haciendo un favor.

La gota que colma el vaso y que nos hace perder la esperanza de que Mariah madure es el posado con los fans, más para quedar bien ante la prensa que por agradecimiento sincero. El abrazo que le regala a una admiradora es tan artificial como el beso a su marido. Mimi se deja tocar pero mantiene las distancias, no vaya a ser que la contagien con algún virus o le destrocen el maquillaje… Y de nuevo, cuando se fotografía con sus fans, esa sonrisa de joker.

Conclusión: Mariah Carey perdió la naturalidad hace años y no creemos que la vuelva a recuperar. Berenice, la madre de Álvaro, que protagoniza la divertida campaña de Central Lechera Asturianaes más profesional que esta mujer.

 

Mariah Carey en París

Mariah Carey en París

Mariah Carey en París

Mariah Carey en París

 

Autor: Sarah. Periodista y escritora, madre y trabajadora a tiempo completo, mi pasión es escribir sobre diversos temas. He colaborado en varias publicaciones online y, en cuanto a los blogs, me gusta escribir sobre aquellas temáticas que reflejan mis intereses: Ocio, espectáculos, estilo de vida, celebrities...