Una bonita manera de darle un toque femenino y coqueto a un dormitorio ya sea de matrimonio, infantil o juvenil es con maniquíes decorativos. Estas piezas resultan muy especiales porque recuerdan a la época en la que se confeccionaban las prendas en boutiques y se utilizaban los maniquís para hacer las pruebas. Ahora mismo hay muchas tiendas de alta decoración donde venden maniquís a buen precio, aunque seguramente si indagáis los encontréis en algún rastro, tienda de segunda mano o tienda de antigüedades.

Hay muchas variantes del maniquí tradicional, a menudo hacen diseños más juveniles con colores y complementos para que cobren vida y luzcan más en las habitaciones. Una vez tengas el tuyo puedes vestirlo como más te guste cada temporada, con prendas que quizás ya no te pongan, pero que te encanten. Por ejemplo, para un dormitorio de niña se puede colocar un maniquí con un tutú de bailarina.

Si tenéis destinada una habitación al vestidor, puede ser el lugar perfecto para colocar un maniquí. Elegid los colores que más vayan con la decoración de la habitación y un elemento clave que puede quedar genial es una lámpara de araña colgada del techo. Estos dos elementos junto con un gran espejo pueden hacer que la habitación luzca bonita y majestuosa.

En tiendas de decoración como Maisons du Monde podéis encontrar estos hermosos maniquís, que tanto gustan a las niñas y a las madres. No os olvidéis de que para que se vena bonitos deben tener espacio suficiente porque no son un perchero son una pieza decorativa que le dará un toque muy especial a la estancia escogida.

maniquí decoración maniquí decoración maniquí decoración

Búsquedas relacionadas:

Autor: Amparo.