Hacía muchas temporadas que el maquillaje de primavera/verano no era tan colorista y potente. ¿Será para levantar el ánimo en una época de recesión? Podría ser.

Ya sabéis lo del efecto “Lipstick” –una teoría económica estudiada y desarrollada por Leonard Lauder, presidente mundial de la multinacional de cosméticos fundada por su madre, Estée, según la cual en momentos de crisis aumentan las ventas de barras de labios.

En 2009 y a juzgar por las colecciones de maquillaje presentadas en aquella epoca, las principales casas cosméticas pensaban que no sólo necesitamos barras de labios, sino también sombras de ojos, lápices eye-liners, y fondos de maquillaje de efecto “new nude”, es decir, menos beige y más dorado.

Hables de algunos productos de aquella temporada,

Reconozco que me chiflan los “smoky eyes” en verde esmeralda, púrpura, y ocre, de efecto menos dramático que en negro y gris carbón, pero con la misma intensidad y atractivo.

Llevarlos a la práctica no es tan difícil como puede parecer porque, en definitiva, se trata de perfilar bien con un lápiz negro o marrón los párpados superior e inferior por la línea de las pestañas y extender bien la sombras, como dicen los maquilladores: muy, muy trabajadas, con un pincel o con el dedo (más fácil) por arriba y por abajo.

Los lápices perfiladores de Bobbi Brown son magníficos, un básico imprescindible que duran un montón, y las nuevas paletas de Bourjois que se llaman “Smoky eyes” incluyen varios tonos combinados con lo que no tendrás que pensar en más. Otra buena opción es la caja “Quator Boutons Folies Noires” de Chanel, en unas intensidades muy de diva.

Otro hito del make-up de este verano son las pestañas elevadas hasta el infinito. ¿Tienes ya tu mini máscara Soumptuous de Estée Lauder?, No te la puedes perder porque merece mil veces la pena. ¡Es un regalazo! Si tienes en cuenta que la de tamaño normal cuesta 25 euros, fíjate si te compensa…

Otro foco de atención son los labios perfectamente dibujados y maquillados en un rojo sangre. Son femeninos y sexies y no tienen por qué ser para la noche. La clave es que el resto del look sea súper natural, en la piel, sólo una ungarobase iluminadora que iguale el tono, en los ojos, únicamente, una pasada de máscara, pero ni gota de sombra. Las más fashion podéis atreveros con los labios bicolor, de tendencia absoluta. Hay dos opciones, un labio de un tono y otro de otro, o en dos colores –anaranjado y fucsia, sobre todo– en degradé, con mayor carga de color en la parte central del labio inferior.

Y no podemos olvidarnos de las uñas al llegar el otoño, porque también respiran dramatismo esta temporada. Nada de manicuras francesas o tonos porcelana. Este invierno, veremos tonalidades muy oscuras, granates y morados, con acabados metalizados.

Las últimas bases de maquillaje son especialmente atractivas porque la transparencia que demanda el “nude” las hace mucho más ligeras y fáciles de extender. Me parece todo un invento el “Color to mix” de Helena Rubinstein (un tubo de pigmentos que se mezclan con tu suero o crema habitual) que viene a dar respuesta a lo que muchas ya hacíamos desde hace tiempo para ganar ligereza.

Y ¿habéis visto el fondo de L’Oréal que se extiende con un roll-on? Se llama “Roll’On True Match”, yo todavía no he tenido tiempo de probarlo porque lo acabo de recibir, pero os contaré porque parece la pera.

DIOR también os diré que personalmente estoy de enhorabuena porque soy fan de las cremas hidratantes con color y son el producto estrella de la temporada.

Ya he utilizado “Source Defense”, de Bulgari, en tono doré, que da buen color con acabado traslúcido (y protección solar 15, algo fundamental para impedir que me salgan manchas) y “Soin Teinté Sublimateur d’Eclat” de la línea “Capture Total” de Dior. Tiene FP 20 y el color que más me gusta es el “Éclat Doré”. Es como si todavía tuviera color de vacaciones.

LLEGA “UNE”, EL MAQUILLAJE BIO INTUITIVO He estado en París donde se ha presentado a la prensa internacional una nueva línea de maquillaje bio (el 98% de sus ingredientes son orgánicos) que enseguida estará en España en los puntos de venta (en El Corte Inglés y 100 perfumerías). Se llama “UNE”.

Aunque pertenece a la misma compañía que Bourjois, no tiene nada que ver con esta marca porque su concepto es muy diferente: sus 19 productos son básicos de maquillaje sin contrastes fuertes de color que van a todas las pieles. Se trata de un maquillaje “intuitivo” en el que puedes elegir sin miedo el producto que quieras, porque siempre te quedará bien. No se corren riesgos. De hecho, todas las periodistas que acudimos a la presentación nos lanzamos a probar sin ningún tipo de cortapisa todas las texturas y colores y os aseguro que no se vio ninguna estridencia (cosa rara porque como conejillos de Indias somos estupendas, nos atrevemos con todo).

La filosofía de “Une” está muy en la línea de los tiempos: no al camuflaje, sí a la naturalidad. Es especialmente bueno el colorete, en crema, de una textura imperceptible, ni brillante ni mate. Y el gloss, absolutamente nada pegajoso, que se puede utilizar incluso por la noche como cacao.

De los 19 productos, 13 tienen el sello “Ecocert” que certifica su autenticidad como producto bio. Los otros seis tienen la mayoría de sus ingredientes naturales, pero no absolutamente todos por cuestiones de textura final (polvos minerales, máscaras y brochas).¿Los precios? Algo más caros que los de Bourjois, pero asequibles. Creo que os gustará.