La caída del cabello está relacionada con muchos factores del día a día: estrés, problemas hormonales, uso continuado de medicamentos, mala alimentación… Para paliar este problema debemos acudir a un experto para que nos asesore sobre los tratamientos anticaída mas adecuados. Estos los debemos utilizar antes de que el folículo piloso cicatrice.
Para ello contamos con numerosos tratamientos compuestos por champús, ampollas y lociones que nos ayudarán a frenar la caída. Es muy importante que tengas en cuenta que la pérdida de cabello es muy difícil de detener; la prevención y el mantenimiento son las alternativas a tener en cuenta a partir del mínimo síntoma de caída. Aquí el factor tiempo juega un papel fundamental.

Los componentes de estos tratamientos son:

AMINEXIL– Se opone a la ridificación del colágeno (fenómeno responsable del ahogamiento del cabello).

EL GLUCO-LIPIDE (GL) – Es la asociación de glucosa energética con un lípido nutritivo. Una vez completado el ciclo del tratamiento, la fibra capilar recupera espesor y fuerza, la raíz está más nutrida y por lo tanto, los cabellos recuperan gran parte de su densidad habitual.

Aparte de los cuidados específicos en el salón o en vuestro domicilio, en casos extremos, sabremos aconsejaros clínicas especializadas en tratamientos con láser o llegado el momento, en micro-injertos capilares.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.