Afortunadamente, en las últimas décadas se ha comenzado a dar mayor importancia a nuestra alimentación y somos más conscientes de lo importante que es comer sano y equilibrado. Esta sensibilización ha llegado tras años con modos de vida nuevos, no siempre saludables. El estrés, las jornadas laborales infinitas, las preocupaciones, etc. hacen que no siempre realicemos las 5 comidas diarias, ni que los alimentos que injerimos sean de buena calidad o adecuados para nuestro organismo. No obstante, cada vez son más los que se decantan por cambiar esta situación y adquirir sus productos alimenticios en tiendas especializadas o ecológicas como El Granero Integral, en las que encontrar una oferta enorme de superalimentos, el último grito en la alimentación saludable.

Los superalimentos, ¿Son algo nuevo?

Aunque hasta hace poco no habíamos oído hablar de este término, lo cierto es que los superalimentos o alimentos funcionales existen desde tiempos inmemorables. La cúrcuma, la espirulina, el brócoli, la quinoa, el aloe vera, la stevia, el jengibre, el camu camu, el ajo negro, el aceite de coco, la semillas de lino, el aguacate o las bayas, entre otros. Algunos forman parte de nuestra dieta diaria y otro nos pueden resultar más exóticos, ya que han sido utilizados en otras partes del mundo, para curar la mente y el cuerpo. Pero, en realidad, siempre han estado ahí. La novedad es que no sabíamos muchos de los beneficios que pueden aportarnos y cómo su consumo con cierta regularidad puede ayudarnos a sentirnos y a estar mejor. Por todo ello, aunque no harán milagros y no podrán curar ciertas enfermedades pero si prevenir muchas de ellas, los superalimentos pueden ser uno de nuestros mejores aliados para preservar nuestra salud y estar saludables.

¿Qué beneficios nos pueden aportar?

Aunque cada alimento tiene sus propias particularidades y ventajas específicas para distintos aspectos relacionados con nuestro cuerpo, existen al menos 5 beneficios que este tipo de productos nos van a aportar. A continuación, hablamos de ellos:

  • Mayor bienestar: es lógico pensar que un alimento que nos ayuda a preservar nuestra salud, nos permitirá tener una mayor calidad de vida y, por lo tanto, sentirnos mucho mejor en nuestro día a día.
  • Mejoría por fuera y por dentro: a ello ayuda el hecho de que una gran parte de los superalimentos contienen contienen Omega-3, una grasa que ayuda a mejorar la salud mental y cardíaca.
  • Vitalidad y rendimiento: las dos surgen como consecuencia de las ventajas anteriores. Tomar los alimentos adecuados favorecerá a que nos sintamos más fuertes y motivados, por lo tanto, más rejuvenecidos. A ello ayudan los superalimentos que contienen antioxidantes, además de grasas, proteínas y carbohidratos. De este modo necesitan más tiempo para ser digeridos y el cuerpo se mantiene más activo.
  • Desintoxicantes: permiten que nuestro cuerpo libere mayor cantidad de toxinas que de costumbre y esto permite una limpieza interior mayor.
  • Prevención de enfermedades: aunque los superalimentos por sí solos no pueden curarnos, sí que pueden ayudarnos a sentirnos mejor y prevenir así el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Es el caso de por ejemplo las enfermedades cardíacas, cardiovasculares o coronarias.

                                                                                                                                                                                                                                                              POST PATROCINADO