La fecundación in vitro es una de las formas que puedes llevar a cabo para quedarte embarazada, ya sea de tu pareja o de otra persona sin que medie una relación sexual de por medio. Existen cinco fases o cinco pasos principales dentro de la fecundación in vitro y es conveniente que los conozcas todos y cada uno de ellos para saber a lo que te estás enfrentando cuando inicias un tratamiento fecundación in vitro.

Pasos fecundación in vitro

Primer paso: estimulación ovárica. Con la estimulación ovárica lo que se consigue es estimular el crecimiento del folículo ovárico. El tratamiento se suele iniciar el segundo día de la menstruación y se inyectan una serie de hormonas durante 10 o 14 días, depende de lo que el médico estime necesario, para que los ovocitos estén maduros.

Segundo paso: extracción de ovocitos. En este paso se extraen los ovocitos a través de una aspiración folicular.

Tercer paso: fecundación. Una vez que se han extraído los ovocitos se comienza una fecundación recogiendo en el semen y purificando para unir los ovocitos y los espermatozoides mediante dos procedimientos que pueden ser una fecundación convencional o bien una inyección intracitoplasmica del esperma que se utiliza solo en parejas que tienen una esperma con problemas de movilidad aunque últimamente es la que más se utiliza.

Cuarto paso: conjunto cultivo de embriones. Se dejan varios días para ver si la fecundación propiamente dicha ha tenido éxito y si realmente se comienza a cultivar un embrión en esa muestra que se tiene. Si es así se pasa a la siguiente fase.

Quinto paso: transferencia de embriones. Este procedimiento es muy simple y lo único que se hace es, mediante un tratamiento, depositar en el útero materno los embriones y, si no hay rechazo, se puede decir que la mujer está embarazada.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.