La ciudad más importante de Portugal, junto al río Tajo, está viviendo su mejor época en el sector turístico. El aumento de la demanda de visitantes de todo el mundo ha hecho que los negocios hosteleros estén llenos todos los días, se reciban cruceros llenos de turistas, nuevos hoteles abran sus puertas para dar hospedaje y los portugueses alquilen sus pisos. Esta es la situación se está viviendo en Lisboa, por lo que se puede decir que se está convirtiendo en uno de los principales destinos.

Sin duda, está siendo el mejor momento para abrirse en el mercado y dar paso a nuevos negocios de la indústria turística. En lo que se lleva de año, ya se han abierto 21 establecimientos pertenecientes a este sector. Una de las opciones que tienen los turistas para buscar alojamiento son, por ejemplo, los hoteles que hay en Lisboa. En total, cerca de 200 establecimientos hoteleros son los que están en pleno funcionamiento, eso sin contar los hostales y albergues que permanecen abiertos también.

ArvidO / Pixabay

En el año pasado ya se empezó a experimentar este claro crecimiento, tanto la demanda como el gasto medio y el número de pernoctaciones, se vieron incrementadas. Pero no sólo en Lisboa, sino en toda Europa. Esto ha significado un empuje a la recuperación económica, ya que estos años de crisis han sido muy duros para el país. Por ejemplo, en el mes de julio, en el aeropuerto de Portela se batió un récord en cuanto a la llegada de turistas. Con el poco tiempo que lleva abierto, en ese mes consiguió superar la cifra de 2 millones de viajeros.
Se ha disparado la oferta de alquiler de pisos turísticos en Internet, lo que ha sido una gran oportunidad para los portugueses. Además, aquellos edificios que estaban en mal estado, ahora se están reformando para que tengan un uso turístico, y sea una renta más para el municipio. Eso sí, todo siguiendo la normativa y con las licencias que pertocan.

SofiLayla / Pixabay

Varios lugares de Lisboa se han convertido en una atracción turística. Las cafeterías típicas de Lisboa, como son Pois, Tati o Noo-Bai, están llenas de gente. Así como sus restaurantes, cerca de los sitios más turísticos, tienen por las noches sus mesas llenas, la gente quiere degustar la gastronomía de la ciudad. Y luego, por las noches, triunfan las zonas Barrio Alto, Cais do Sodré e Intendente, por donde se sale para ver el ambiente nocturno de Lisboa.