La legislación en torno a los abortos

Las leyes que regulan en qué casos es legal la interrupción del embarazo suelen ser normalmente de dos tipos: las hay de tipo “de supuestos” y de “libre elección”, conocida esta última como interrupción legislada por plazos. Hasta hace poco, en España los abortos estaban regulados, como en la mayoría de los países europeos, por plazos. En este tipo de legislación, el aborto podía ser realizado por voluntad y sin penalización hasta un máximo que oscila en el resto de Europa entre las 8 y 24 semanas de embarazo.

Las leyes de España hoy

Hoy en día, las leyes volvieron a aquellas empleadas en 1985, un sistema conocido de “supuestos”. Este tipo de legislación estipula que el aborto solamente es legal en ciertos casos, o supuestos, de donde recibe el nombre. En España, los abortos son ahora únicamente legales en el caso de violaciones que hayan sido declaradas ante la justicia, productos de incesto o bien cuando el embarazo pone en riesgo inmediato de muerte o bien compromete la integridad psicológica de la madre.

Las leyes en el mundo sobre el aborto

Las leyes del tipo de los supuestos son cada vez menos comunes en el mundo. Actualmente, únicamente el Vaticano, los países musulmanes, contadas excepciones de Europa (incluida España) y Sud américa han optado o permanecen con este tipo de sistema legislativo. Por otro lado, en países como Alemania, Francia, Suecia, Suiza, Holanda (el más permisivo de los países europeos), Rumania, Italia, etc., han optado por un sistema como el que España rechazó recientemente. Este sistema es el de plazos, en los cuales el aborto es legal hasta cierto tiempo después del embarazo.

Estos plazos varían de país a país y suelen establecer distintos parámetros como referencia. En la mayoría de los casos se consideran los plazos dentro de los cuales el aborto es seguro para practicarse sin poner en riesgo la vida de la madre.