Seguimos con las aventuras y desventuras de Gabriel, el chico que bebe los vientos por la desdichada Inés de su corazón, como el mismo la describe.

Tras el final de infarto del anterior capítulo en el que nos dejaron a nuestro héroe caído frente al pelotón de fusilamiento francés quedándonos todos con el corazón encogido ante el oscuro destino que se atisbaba, nos acercamos al renacer de este muchacho.

Una vez recuperado de sus heridas el alma se le cae a los pies esperando saber que ha sido de su desdichada Inés, que una vez descubierto su noble origen, su destino ha sido escrito por la Condesa Amaranta, ahora Condesa de Leiva, a la que la desesperación de Gabriel la lleva a ser la confidente de su amor por la chica. Inconscientemente y en un arrebato por ver a su amada tras las paredes de un convento mientras su nueva recién descubierta familia que está más que dispuesta a tapar de un plumazo sus humilde pasado, han urdido un matrimonio concertado con Don Diego, amo de Gabriel y compañero de este en la batalla de Bailen.

Si el episodio anterior era el capítulo del pueblo, que se levanta contra las mezquindades de Napoleón invasor de España en su afán de “conquista imperial” de Europa queriendo someter al pueblo y colocando a su hermano José Napoleón (al que el pueblo ridiculizaba con cancioncillas y pasquines en los que le tildaban de borracho, cuando era abstemio), como rey.

Los franceses lucharan contra los españoles en distintas batallas y destacando además del la fecha señalada en el episodio anterior, la que nos ocupa en este capítulo: La batalla de Bailen. Dura y cruel, la guerra supuso un antes y un después en nuestra historia, la caída de buena parte de los franceses con el general Dupont a la cabeza en Jaén: una batalla cruenta y dura bajo un sol y un calor de justicia que nos dejó uno de los momentos más surrealistas de la novela cuando Gabriel en pleno fragor de la batalla se topa con el caballo de Santrocaz y descubre las cartas que él y Amaranta, Condesa de Leiva se han intercambiado y que descubren ante sus asombrados ojos el origen paterno de Inés, hecho que no le dejará indiferente.

Con una prosa excelente y sin perder un ápice de interés por la trama,  Galdós nos traslada siglos atrás mezclando historia de amor con la unión del pueblo español defendiendo su tierra. Hombres y mujeres unidos ayudando a los soldados frente a la barbarie del ejército francés.

Pese a todo, ciertos pasajes de las batallas se me han hecho algo pesados ya que gran parte de la narración se ocupaban de relatar las estrategias y avances militares, hecho que por mis gustos personales no suelen captar mi interés. Entiendo que los capítulos en los que las guerras dan el título, la mayoría del texto tiene que tratar este tema, aunque a mí me resulte más pesaroso que otros pasajes y disfrute más con la parte dedicada los amores y desamores de Gabriel y las intrigas del resto de personajes que les ponen trabas para disfrutar de sus sentimientos, de los asuntos políticos y de la Corte.

Aún así animo a todo el mundo a acercase a través de estas novelas a la cultura y la historia de nuestro País.

Mª Ángeles Mata

Autor: Mª Ángeles Mata. Escritora y empresaria. Me gusta leer, el cine, los museos, la música, la fotografía, escribir, viajar y la cocina. Soy la autora de la novela "Esperando una Respuesta"..