spring-love

Ya estamos en primavera. Hoy, 20 de marzo, los países del hemisferio norte cambian de estación. Seguramente habrás escuchado el refrán “La primavera la sangre altera” o conocerás el tópico “La primavera es la estación del amor”. Existe una explicación científica para ello:

Después de los oscuros meses de invierno, con escasa luz, la llegada de los meses primaverales con más radiación solar, mejor clima y, por tanto, aumento de las temperaturas, producen toda una revolución en nuestras hormonas.

La melatonina, por ejemplo, sintetizada en la glándula pineal  a través de la serotonina, depende de los cambios de luz ambiental, ya que se genera por la percepción de luz a través de la retina. La melatonia regula el ciclo del sueño y el estado de ánimo. Por eso en primavera, al haber más luz, dormimos menos (atención chicas y chicos, vuestras parejas no tiene excusa) y tenemos mejor estado de ánimo.

Las feromonas: Con la primavera también aumenta la segregación de feromonas ¿Qué es una feromona? No, no es el insulto que dirigirías a la vecina del quinto, esa que es feroz como un lobo y fea como una mona, no. Es una sustancia química generada por por los seres vivos cuyo objetivo es atraer a otros seres vivos, ya sean de la misma especie o de especies distintas. Por ejemplo, las flores desprenden aromas para atraer a las abejas. En cuanto a los seres humanos, también generan o segregan feromonas, despertando el impulso sexual de otros humanos, sean del sexo opuesto o del mismo sexo. Las feromonas son algo así como ondas que emite el cuerpo para atraer a otros especímenes, ya sean de tu agrado o no (la naturaleza es sabia, pero no tanto).

Dopamina, norepinefrina y oxitocina.  Todos estos neurotransmisores  tan simpáticos  mejoran el estado de ánimo, aumentan el apetito sexual, las ganas de salir, el aumento de actividad… Vamos, que no te hace falta tomarte un enorme trozo de tarta de chocolate ni tampoco beberte veinte latas de Red Bull.

Si añadimos factores psicológicos como esa ropita ligera con la que las mujeres van enseñando muslo y ombligo, los hombres bíceps, cuádriceps y todo lo que termine en ceps, el solecito, la hierba mullida, el aroma de las florecillas que, además de atraer abejitas también nos influye emocionalmente (de ahí nació la aromaterapia), los pajaritos piando  … Tenemos el cóctel que explica por qué “la primavera la sangre altera”, algo totalmente cierto, porque las hormonas fluyen por nuestras venas de arriba a abajo y de abajo a arriba.

Autor: The Stylist. Me apasiona la moda, la belleza, decoración, arte y cultura, lo cual forma parte de mi eclecticismo. Al igual que mis compañeras, mis diferentes pasiones tienen algo muy importante en común: La creatividad en todas sus formas.