El norte de Europa se ha hecho con el mundo del descanso. La funda nórdica ha ido destronando poco a poco. Su éxito se debe a su calidez y comodidad y a la facilidad para cambiar la decoración de la cama con más frecuencia.

¿Qué criterios seguir para elegir la mejor funda nórdica para ti?

Antes de comprar una funda nórdica, hay algunas preguntas que debes responder:

  • ¿Qué presupuesto tienes para gastarte en tu funda nórdica?
  • ¿Eres caluroso o friolero?
  • ¿Prefieres fibras sintéticas o un relleno natural de plumas o plumón?

Tus respuestas van a condicionar totalmente el tipo de funda nórdica que debes comprar. Vamos a intentar responder cada pregunta una por una.

funda nordica

El presupuesto

En un mundo ideal, no tendríamos que fijarnos para nada en el precio de lo que compramos. En el mundo real, sin embargo, el precio es el principal factor que marca una compra u otra. Las fundas nórdicas pueden llegar a ser muy caras, pero también podemos encontrar algunas muy baratas. Todo depende de los materiales. Las fundas nórdicas con relleno de fibra sintética son las más baratas, mientras que las más caras son las de plumón. En un nivel intermedio encontraríamos las de plumas.

Caluroso o friolero

No todas las fundas nórdicas son igual de cálidas, por lo que hay que prestar mucha atención a los materiales. En general, las fundas nórdicas están indicadas para personas que no son demasiado calurosas, porque son muy cálidas, pero pueden ser adecuadas para cualquiera; eso depende de cada persona y del lugar y clima donde vida. Las fundas nórdicas más cálidas son las de plumón, que son también las de precio más elevado.

Tus preferencias

Hay personas que odian los materiales sintéticos y otras que por motivos morales y éticos se niegan a utilizar nada que provenga de animales. Eso también va a condicionar tu elección, así que tenlo en cuenta y mira bien de qué material está hecho el relleno de tu funda nórdica antes de llevártela a casa. Es muy importante que no nos dejemos llevar sólo por el precio. Debemos saber qué tipo de funda nórdica queremos, qué calidez queremos que nos proporcione y elegir en consecuencia. Si sólo nos fijamos en el precio, es posible que volvamos a casa con una funda que no nos irá bien y que terminemos decepcionados.

Fuente: Ciberdescans

Autor: Revista Feminity.