Los parches antiojeras se aplican como mascarillas para una zona y para una necesidad muy concretas. En este caso, se trata de eliminar o reducir las ojeras de debajo de los ojos. En el mercado existen muchos productos muy diferentes y con precios también muy variados.

Parches de colágeno

Para empezar, hay que fijarse en el principio activo ya que según de qué están hechos serán para una función o para otra. Por ejemplo, los parches de colágeno son para las pieles que sufren deshidratación. Por tanto, no son tanto para eliminar las ojeras como para hidratar esa piel cuando hay descamaciones o se ha secado. Teniendo en cuenta que es un área muy delicada, esto pasa con frecuencia por lo que estos parches son muy adecuados. Pero no van a tener mucho efecto sobre la ojera en sí misma.

Un ejemplo de los parches de colágeno son los que se pueden encontrar en Mercadona y que resultan extraordinariamente baratos. Si se quiere que tengan un pequeño efecto descongestionante pueden meterse antes en la nevera para aplicarlos fríos.

Parches con árnica

Este tipo de parches actúan sobre la piel de las ojeras hidratándola, pero también ofrecen los efectos beneficiosos de la árnica que son similares a los de las bolsas de manzanilla, pero intensificados. Se reduce la hinchazón de la piel, se calman las rojeces y se consigue un aspecto más uniforme. El efecto del parche dura varias horas.

Son parches muy naturales, no suelen tener antiarrugas incorporados ni otros productos por el estilo y por eso son los más recomendados para personas jóvenes que no quieren utilizar todavía cosmética agresiva pero que tienen tendencia a las ojeras.

Parches efecto flash

Son  parches que ayudan a descongestionar esta zona del rostro, pero que además tienen un efecto tensor inmediato por lo que no solo eliminan las pequeñas arruguitas de la zona, también hacen que desaparezcan las ojeras durante varias horas.

Son perfectos para esos días malos en los que necesitamos salir y mostrar la mejor cara. Pero también se utilizan para el cuidado de la piel de la zona de las ojeras aplicándolos cada quince días en personas jóvenes y con algo más de frecuencia cuando ya se tiene más edad o cuando se sufre de ojeras o de bolsas muy pronunciadas.

Sus efectos han sido calificados por muchos famosos como milagrosos y dicen que los usan para poder acudir a eventos cuando no han dormido lo suficiente porque no se les nota el cansancio en el rostro. Un ejemplo de estos parches efecto flash son los que comercializa Talika, muy baratos y con fama de ser altamente efectivos.

Parches con tratamiento

Llevan incorporados tratamientos antiedad, por lo que además de ayudar a eliminar o disminuir rápidamente las ojeras también contribuyen a luchar contra las arrugas. Se usan como complemento a los tratamientos antiedad normales, aplicándose una vez por semana para conseguir un mejor efecto.

Entre los parches para las ojeras con tratamiento antiedad podemos destacar los Black Diamon de Martiderm.