Desagües de lavabo que pierden agua, grifos que gotean, retretes atascados… Las averías de fontanería son muy frecuentes en el hogar. Cuando se trata de pequeños desperfectos es posible prescindir de los servicios de un profesional.

Desagues de lavabo que gotean

Este tipo de desagües unen la pila del sanitarios con la tubería de salida de agua, aunque también se encuentran en los fregaderos de cocina, bidés y también en bañeras. Los desagües o válvulas están formados por una placa circular con un agujero de desagüe en el centro. A esta placa va unido un tubo de longitud y grosor variables, dependiendo del tipo de sanitario para el que se utilice. Pueden ser de bronce o latón, pero cada día se utilizan más otros materiales plásticos como el P.V.C. o el polipropileno, ya que resultan mucho más prácticos y económicos. Las válvulas de metal se sujetan al sanitario mediante una tuerca plana que se coloca por abajo y se enrosca al tubo. Para que la instalación quede hermética se ponen juntas de goma a ambos lados de la pila. Las válvulas de plástico se atornillan al lavabo, en el centro de la rejilla. Uno de los problemas más frecuentes en los desagües es el desgaste de las juntas de goma, y como consecuencia se produce el goteo continuo de agua. Para sustituirlas por otras nuevas, tiene que desmontar el mecanismo como le detallamos a continuación: Primero afloje la tuerca grande que une la válvula con la tubería o sifón. Después, tiene que desmontar la tuerca que sujeta la válvula al lavabo y sacarla por completo a lo largo del tubo. Detrás de la tuerca hay una arandela de metal y la junta de goma inferior; también hay que retirarlas. Empuje la válvula hacia arriba y tire desde dentro. Podrá ver la junta superior, que suele ser la más deteriorada, y tendrá que sustituirla por otra nueva. Asegúrese de que las juntas que compre sean del mismo tamaño que las antiguas, y monte todas las piezas mediante el proceso contrario. No se olvide de poner cinta de teflón en la unión entre el tubo de la válvula y la tubería de desagüe.

Arreglar un grifo que gotea

Si en su hogar hay un grifo que gotea, no se preocupe, la reparación es muy sencilla. Siguiendo unas sencillas instrucciones, resolverá este molesto problema. Antes de nada, cierre la llave de paso y deje que salga por el grifo todo el agua que contiene la tubería. Para desmontar el grifo, tiene que quitar las llaves con la ayuda de un destornillador, y tirar de ellas con fuerza hacia fuera. Afloje la tuerca de sujeción del tubo de agua con una llave inglesa, y desmonte todo el mecanismo interior del grifo. Seguramente, la zapata que se encuentra situada en la parte inferior del mecanismo esté en mal estado. Retírela quitando la tuerca. Ahora tiene que sustituir la zapata vieja por otra nueva, y cambiar también la junta que evita que se pierda el agua por la base. Cámbiela por otra nueva para que no se salga el agua, y por último, coloque el cuello del grifo en su lugar. Vuelva a poner el mecanismo del grifo y las llaves.

Retretes atascados

La dificultad de desatranco de un baño depende de la magnitud del atasco. Algunas veces resulta suficiente con un simple desatascador, y otras veces es imprescindible el trabajo de un profesional. Cuando exista un atranco leve, puede solucionarlo arrojando agua al retrete desde la mayor altura posible, con cuidado de que no se desborde el agua. Si el atasco se encuentra en el recodo de salida, tendrá que utilizar un desatrancador especial que le permita llegar a esta zona. Otra posibilidad es quitar el agua de la taza e intentar alcanzarlo con un trozo de alambre sujeto a un gancho. En el caso de que continúe el atasco, lo mejor es que se ponga en contacto con un profesional para que le solucione definitivamente el problema.

Búsquedas relacionadas: