Las fuentes llenan toda la ciudad, transmitiendo la sensación de limpieza y frescor, y junto al Palacio Real, las plazas más importantes, y las mejores calles, van componiendo el itinerario de la ruta. Hemos intentado presentar los puntos más importantes, desde los monumentos más representativos, los museos más simbólicos por sus obras y pintores, hasta las mejores zonas para salir a tomarte una copa o una caña el domingo por la mañana.

Primer día

Nuestra primera parada fue en Colón, buscamos por allí un hotel para pasar la noche y preparamos las mochilas para patearnos Madrid. La plaza transmite sensación de amplitud y movimiento por el agua de sus fuentes, y la constante presencia de los skater deslizándose a los pies de Colón, altivo y dominante desde las alturas. Cristina está encantada con el túnel de agua que forma la fuente, cubriendo el teatro subterráneo, Centro Cultural de la Villa, que oculta esta plaza.

legionario / Pixabay

Comenzamos a caminar por el Paseo de Recoletos adornado con árboles, y acompañado de la grandeza de la Biblioteca Nacional Después nos dirigimos a Cibeles. La belleza de la ciudad, y la fuerza que transmite está concentrada en dosis extraordinarias en la fuente y el conjunto histórico que la rodea. La Cibeles, esculpida en 1782, permanece impasible en el centro, controlando toda la plaza con ayuda de sus leones. Caminamos para contemplar el edificio de Correos y el Banco de España desde diferentes puntos de vista. Y desde aquí, directas al Paseo del Prado, que ofrece un Madrid de siglos pasados, donde hasta los carriles para los coches están adoquinados y cubiertos por la sombra de los árboles que completan el paseo. Nosotras hemos preparado una lista de las salas que vamos a visitar dentro del Museo del Prado.

El Claustro de San Jerónimo El Real, construido por Miguel Martínez en 1612 dentro del conjunto del antiguo monasterio de San Jerónimo, es nuestra siguiente parada. Quedamos impresionadas por la armonía del claustro renacentista de orden dórico. Después de esto, vamos hacia el Thyssem, una de las mejores colecciones privadas de arte contemporáneo y disfrutamos de los cuadros de Picasso, Dalí, Degás, etc. Dedicándole algo más de tiempo, lo vemos entero desde la primera sala hasta la última, pasando por los impresionistas, el surrealismo o el cubismo, entre otras tendencias pictóricas. Cuando salimos del museo, nos dirigimos al Parque del Retiro. Nos sentamos en la terraza del bar que está al lado del lago.

El embarcadero es un conjunto escultórico de singular belleza, y congregación de todo tipo de etnias y culturas. La Puerta de Alcalá nos esperaba, “viendo pasar el tiempo”, en la Plaza de la Independencia. Construida en 1778 por Francisco Sabatini y en conmemoración de la entrada de Carlos III en Madrid, se mantiene erguida cumpliendo su propósito inicial. Es uno de los monumentos más famosos, y por lo tanto, más visitados de Madrid. Por cierto, en el Retiro encontraréis también el Palacio de Cristal, perfecta fusión entre el cristal y el hierro. El Museo Reina Sofía es otro exponente del arte contemporáneo y aprovechando una de sus exposiciones temporales, nos acercamos y entramos. El edificio, antiguo hospital, deja mucho que desear, pero el arte que conserva nos hace olvidar lo sórdido de sus salas.

Cuando salimos de allí, proseguimos nuestro itinerario hasta la plaza de Cánovas del Castillo, donde encontramos la fuente de Neptuno y máxima competidora de la Cibeles, realizada por Ventura Rodríguez y Pascual de Mena en 1782, mantiene entre sus aguas al dios romano del mar. Seguimos caminando hasta Sol, el mismísimo corazón de Madrid y centro neurálgico de las tiendas de la capital. Directamente a la Plaza Mayor, para deleitarnos con el Madrid de los Austrias. Entramos en el lugar abierto, rodeado de soportales castellanos, y con lejanos vestigios de lo que fueron sus orígenes, la Edad Media. Gran Vía es una de las calles más famosas de Madrid, rebosa vida por todas partes; carteles enormes engalanan sus edificios; los mejores cines compiten por el liderazgo de público; las luces brillan de un modo diferente… Los turistas invaden la calle y el ruido lo envuelve todo. Nuestro paseo por Gran Vía culmina en la Plaza de España, donde nos aguarda su fuente, otra maravilla madrileña. En la Plaza de Santa Ana encontramos una gran variedad de cervecería y bares de tapeo, además de extranjeros y estudiantes, donde cenamos tranquilamente. La zona, conocida como Huertas, nos acogerá entre sus bares de copas y nos moveremos de uno a otro, buscando la variedad musical que ofrecen estos garitos. Las discotecas más famosas de la ciudad son la Joy Eslava, Pachá o Capital, donde se puede pasar toda la noche sin necesidad de desplazarte. Nosotras decidimos ir a descansar, queríamos estar bien para el domingo.

Segundo día

Para movernos en la ciudad, cogemos el metro hasta la Latina (rápido, seguro y sin atascos), y nada más salir nos encontramos con el bullicio del gran mercadillo madrileño, el Rastro. Todavía es temprano, y no tenemos dificultad para movernos entre la gran variedad de puestos. Las cosas más curiosas, los objetos más extraños, ropa hippie y de segunda mano, las mayores gangas en pieles, libros antiguos, pinturas al carboncillo o al óleo, cachivaches,… son una muestra del conjunto que compone el castizo mercado. acabamos comprando unas tonterías.

La hora de las cañas se nos echa encima y comenzamos a movernos por las tabernas de la Latina. Todas están repletas y esto nos anima a dirigirnos hacia la Cava Alta y la Cava Baja, zonas obligadas de cañas y tapeo, cualquier día de la semana, pero especialmente los domingos. La Plaza de Oriente está muy bien para tomar el café, y si no os interesan los precios, pues están las cafeterías de la calle Bergara, donde encontraréis propuestas muy agradables Volvemos al hotel, y recogemos resignadas nuestras maletas. Madrid nos ha ofrecido un fin de semana fabuloso, y en agradecimiento a la ciudad prometemos volver a visitarla, próximamente aunque quizás nos planteemos la posibilidad de comprarnos un piso en esta maravillosa ciudad.

Búsquedas relacionadas:

cargando...