Hablar sobre las faldas de camilla modernas puede parecer una contradicción porque pocas cosas son tan clásicas y nos recuerdan tanto a otra época como estas mesas. Sin embargo, este mueble auxiliar de toda la vida vuelve a estar de plena actualidad y viene con fuerza pero, eso sí, totalmente renovado en su aspecto. Te invitamos a conocer las últimas tendencias.

Falda y tapete

Si recuerdas este mueble en casa de tu abuela seguramente te suene de verlo con un faldón y un tapete de ganchillo por encima que, además, estaba hecho a mano. Ahora, las faldas de camilla modernas también usan tapete, pero es también de tela, consiguiendo preciosas superposiciones.

Falda lisa y tapete decorado: Es una de las opciones que más se utilizan. La falda lisa en un tono neutro y el tapete decorado en tonos que combinan con la falda. Esto hace que no se vea excesivamente recargado pero que se vea un toque de color en la mesa que le otorga modernidad.

Falda decorada y tapete liso: Es la opción contraria y, para que resulte moderna, debe de combinarse de una manera muy concreta. Evita el exceso de colores, mejor si la falda tiene tan solo dos variaciones de un mismo color, por ejemplo un tono más suave para el fondo y un tono más intenso para el dibujo. El tapete en liso tendrá el mismo tono del dibujo. De esta manera se consigue un resultado muy elegante y cuidadoso en un solo color, variando tan solo la intensidad.

Evita los tapetes demasiado grandes, el tapete debe de cubrir la base y colgar solo una cuarta parte o menos de la altura de la mesa. Nada de tapetes con picos o con largos XXL típicos de otras épocas.

Madera en la parte superior

En algunas casas era habitual colocar cristal sobre el tapete para evitar que este se moviera y se manchara y para poder usar la mesa para colocar todo tipo de cosas limpiándose con facilidad. Si la mesa tiene un uso meramente decorativo en una sala o en un dormitorio, prueba a ponerle madera en lugar de cristal. Verás que gana en elegancia y que el resultado es totalmente diferente. La madera debe de combinar con el resto de la habitación y, a ser posible, ser una pieza gruesa para darle mayor presencia a la mesa camilla.

La falda de la mesa quedaría por debajo de la madera y, en este caso, puede ser en tono liso o con una decoración suave.

Mesas camilla rectangulares

La forma de las mesas camilla también es importante. Ahora se llevan los modelos rectangulares, especialmente los que son algo estrechos y largos y que quedan a modo de consola adornando en una habitación o en una pared del comedor.

Las faldas de camilla modernas para mesas rectangulares se pueden encontrar con vuelo o con pliegues, siendo estas últimas la tendencia más actual. Una vuelta de tuerca para un mueble de toda la vida.