Afirmar tajantemente que existe el parto sin dolor sería mentir, pero sí es cierto que se vive de otra manera que hace unos años, gracias a las nuevas anestesias como la epidural. Ya que la mujer generalmente va más preparada psicológica, física y mentalmente.

Técnicas de parto sin dolor

Hoy en día, las mujeres pueden recurrir a una serie de técnicas de relajación y respiración que ayudan a aminorar el dolor provocado por el parto. En el XVIII Congreso español de Medicina Perinatal, celebrado en Madrid, los doctores García Hernández y Ramírez García, del Hospital Universitario Materno-Infantil de Canarias, dejaron de manifiesto en sus ponencias, que el parto constituye el dolor más intenso que la mujer puede experimentar jamás, y aseguraron que la ansiedad que esta circunstancia le produce puede ser perjudicial tanto para ella como para el niño.

Por eso, la mayoría de los especialistas recomiendan que la mujer que vaya a dar a luz se prepare para ello aprendiendo técnicas psicológicas, como las que se imparten en las clases de preparación al parto y la utilización de analgesias como la epidural. Esta anestesia se administra mediante una punción en la columna vertebral, la persona permanece consciente pero sin sentir dolor de la cintura hacia abajo. Petición masiva Desde que se empezó a utilizar hace unos 30 años, ha aumentado su eficacia y han disminuido sus riesgos, gracias al empleo de nuevos medicamentos en su formulación.

Donde realizarlos

Poco a poco se ha ido generalizando su uso en todo el país hasta el punto de que hoy por hoy, la mayoría de los seguros médico privados la incluyen y en los hospitales públicos se empieza a generalizar. Incluso se utiliza como anestesia en partos por cesárea –práctica, por otro lado, que en nuestro país abunda y sobre la que la Organización Mundial de la Salud ha hecho un llamamiento a los médicos españoles para que no se practiquen tantas cesáreas, ya que muchas de ellas no son necesarias-. La preparación es fundamental, lo que se trata de conseguir, tanto con las técnicas médicas, como con las psicológicas es que la madre acuda lo más tranquila posible al parto.

Un poco de historia

En España, uno de los primeros en tomar la iniciativa de la preparación de la mujer fue el doctor Álvaro Aguirre de Cárcer, quien hace unos cuarenta años creó la Escuela Española de Educación Maternal. En la preparación de la madre y el padre, al que se le involucra de forma activa, toman parte tocólogos, pediatras, psicólogos y matronas. Con estos cursos de preparación al parto, además del aprendizaje de unas técnicas gimnásticas o respiratorias se pretende preparar a la futura madre física, psicológica y emocionalmente para el momento del parto y ayudarla a que sea consciente de la transcendencia que tiene dar a luz, tanto como madre, en su relación de pareja y en el contexto social que le ha tocado vivir.

Ofertas privadas y públicas Las ofertas privadas que existen actualmente sobre esta práctica son diversas. En cuanto a las públicas, en la mayoría de los ambulatorios una matrona es la encargada de realizar estos cursos de preparación que consisten sobre todo en ensañar a la mujer a respirar para soportar mejor las contracciones. Mientras en la medicina pública los cursos son gratuitos, en los privados rondan los 120.2 euros. El coste de determinados cursos, como los ofrecidos por la Escuela Española de Educación Materna, lo cubren las principales sociedades médicas privadas. Por otro lado, aunque la mujer decida dar a luz en un hospital privado, puede acudir a la preparación al parto del ambulatorio de la zona en la que se resida.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.