Hay muchas personas que eligen poner un espejo en la habitación, a veces sin saber por qué, otras porque les gusta verse antes de salir para saber si están bien o no. Pues bien, los espejos no solo pueden servir para eso sino que, jugando con la luz, también te pueden ayudar a darle más espacio a una habitación.

Pongamos un ejemplo. Si tienes una habitación que se ve pequeña pero tiene grandes ventanales, ¿por qué no colocas un espejo frente a esos ventanales? Ahora solo tienes que abrir las ventanas cuando de el sol y los rayos incidirán en el espejo provocando que sean devueltos pero, a su vez, creando la ilusión cuando entras en esa habitación, de que es mucho más espaciosa de lo que se podía pensar en un primer momento.

Y es que los espejos pueden ayudarte a la decoración de la casa consiguiendo con ello que la luz y los espejos jueguen a aparentar, sobre todo cuando no es demasiado grande. Junto a ello debes cuidar no saturar demasiado de decoración esa habitación, solo lo imprescindible y, en caso de que no tengas ventanas con las cuales poder jugar, tendrás que hacer uso de las lámparas y bombillas para conseguirlo.

De esa manera seguro que tu casa cambia de aspecto una vez des con la clave del tipo de iluminación que mejor le siente. Por supuesto, también entrará en juego el tipo de decoración, pintura, suelo, etc. que tenga la habitación (pues esto también puede conseguir que se mejore el espacio).

Autor: Revista Feminity.