Un año más, nuestra casa se viste de fiesta para despedir este año y dar la bienvenida al nuevo. Refleja el espíritu de la Navidad en tu hogar y disfrútalo como te mereces. Belenes, árboles, guirnaldas, estrellas, renos… pon un toque de alegría y felicidad en todos los rincones. También algo de melancolía, aunque sin abusar. El color de este año es el morado, combinado con los dorados y platas.

Adornos Navideños

Y los adornos, cuanto más naturales mejor. No olvides que la sencillez es la clave de la elegancia, por lo que no debes recargar demasiado los ambientes. Antes de todo, debes organizar tu decoración navideña. No pierdas de vista la decoración general para que mantengas una armonía y un equilibrio con elegancia. Elige entre árbol o belén, o ambos si tienes espacio, aunque sin sobrecargar ya que, entonces, nada lucirá con luz propia. Tanto si prefieres una cosa u otra, debes estudiar con detenimiento dónde colocarla. Ten en cuenta que los adornos no deben molestar y que en estas fechas andará por la casa más gente de lo habitual.

El árbol y el Belén

Decídete por un bonito árbol, artificial o natural. Ponlo donde esté muy visible, sin que estorbe y con un enchufe cerca. Primero, cuelga luces navideñas homologadas distribuidas por todo el árbol, y adórnalo después con bolas, estrellas, ángeles, regalos, campanas… Lo ideal y más elegante es que elijas una temática y que todos los elementos ornamentales sean fieles a ella. Si prefieres el Belén, no olvides ningún personaje, la Virgen María, San José, el Niño, el buey, la mula, los tres Reyes Magos, pastores… y personalízalo a tu gusto. En las ventanas, los dibujos hechos con plantillas y nieve artificial serán las delicias de los más pequeños. Decora las puertas con adornos típicos de Navidad.

Paséate por las tiendas y mercadillos de tu ciudad: te encantará la oferta tan bonita que siempre nos ofrecen. Una corona en la puerta de entrada dará la bienvenida a tus invitados y les sacará una sonrisa. Este año son tendencias las decoraciones realizadas con adornos naturales: aves, musgo, muérdago, flores secas, frutas naturales… No puede faltar en tu hogar una flor de Pascua (no apta para los más pequeños), las más comunes son las rojas, pero también las puedes encontrar de otras tonalidades. Los colores clásicos para estas fechas son el rojo, el verde, los dorados y losplateados.

Elige bien los colores

La decoración siempre quedará más equilibrada y elegante si conseguimos una uniformidad cromática, aunque siempre habrá quien prefiera las combinaciones más arriesgadas. El color de moda este año es el morado, encontrarás muchos elementos ornamentales con este delicado y lujoso color. La iluminación tendrá mucha influencia en los colores elegidos. Para tonos dorados, elige luces cálidas y tenues; para los platas, luces potentes que brillen mucho. Las velas crean un ambiente cálido y agradable muy propio para estas fechas. Y el incienso inunda de fragancias peculiares nuestras estancias.

Tampoco pueden faltar esos candelabros navideños tan típicos ni los centros de mesa con frutas o flores naturales, jarrones con flores rojas y blancas… La imaginación y el ingenio, al poder. Y no olvides que, aunque, el salón es la estancia más idónea para decorar, sería perfecto poner detalles en la cocina, el baño y en las puertas de todas las habitaciones.