Están espléndidas. Ellas, lo mismo que hicieron antes Monica Belluci, Eva Herzigova o Sophie Marceau en Elle Francia, son unas valientes porque se han atrevido a posar sin maquillaje y sin retoques fotográficos para reivindicar la naturalidad y llamar la atención sobre el abuso de una herramienta digital –el photoshop– tan válida como peligrosa.

Muchas diréis: pues vosotras, en Revista Feminity, también publicáis fotos tratadas con photoshop. Por supuesto que sí, y lo seguiremos haciendo. Porque de lo que hablamos no es del uso sino del abuso del photoshop. Este programa de la fotografía digital es sumamente útil para darle mayor calidad a una imagen, por ejemplo para añadir luz en algunos puntos o corregir defectos técnicos de la fotografía y que resulte lo más estética posible. Incluso, por qué no, para «tapar» un grano indiscreto que justamente ese día, ira por Dios, tenía la modelo. Pero lo que no es lícito es utilizarlo para crear rostros y cuerpos artificiales. Caras y cuerpos que no existen. Y que dan como resultado imágenes en las que las propias modelos no se reconocen. Eso es un engaño.

Así que este reportaje de la revista Revista Feminity hay que contemplarlo (¡y leerlo porque las declaraciones de nuestras chicas tienen miga!) como una llamada de atención sobre el exceso de artificio y sobre la utilización de esta herramienta más como un bisturí que como un medio para mejorar la calidad de una imagen.

Algunas de las modelos que vinieron a las oficinas de Revista Feminity para posar para este reportaje sentían cierto nerviosismo. Nunca habían posado sin maquillaje para una revista de moda intima. Eso es lo extraordinario. Luego, cuando se colocaron en el plató, les invadió cierta tranquilidad, posaron con una actitud de relax y confianza asombrosa.

Algunas, tuvieron literalmente que «desnudarse» allí mismo, que venía maquillada de televisión y hubo que desmaquillarla para la foto. Unas horas después, hemos querido hacer el ejercicio de maquillarlas para ver el efecto corrector del make-up. Con pinturas y pinceles se pueden disimular las ojeras, conseguir un efecto “nude” luminoso (efecto photoshop) en todo el rostro, tapar un grano, levantar un ojo caído o unas manchas en la piel de la cara, o incluso, ¡quitarse 10 años de encima!

Mejor os dejamos estos dos vídeos para ver el poder de esta herramienta.  Pero no olvidemos las palabras de Ben Parker (Tío Ben): Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.