Cartel de la película

El mayordomo, personaje al que se refiere el título y que da nombre a esta película basada en hechos reales, cuenta con un gran reparto lleno de estrellas entre personajes principales, secundarios y colaboraciones y cuenta la historia de una vida que llega al corazón.

El mayordomo es aquel que sirve en silencio, que atiende las necesidades de otros, que sabe que es invisible a los demás, que sólo repararan en él, el segundo necesario para tomar de la bandeja la copa que ofrece, pero qué, ni siquiera, le dedicarán una mirada a su rostro.

Él sabe cuál es su sitio, su lugar en el mundo, en las habitaciones a las que entra, con las personas con las que se cruzará a lo largo de sus años de servicio. Porque este hombre, es testigo a lo largo de sus 20 años de servicio en la Casa Blanca, de cómo los presidentes desde Eisenhower a Reagan dirigen los hilos de la historia. Ver, oír y callar, ese es su modus operandi, andar por una habitación repleta de personas invisibles para él.

Para alguien que vivió la dureza del trabajo en los campos de algodón donde fue testigo de la muerte de su padre a manos de un patrono blanco sin escrúpulos. Marcado por una sociedad cuya segregación y odio hacia los que eran diferentes por el simple hecho del color de su piel que oprimían y saqueaban las ilusiones a golpes de odio y ataques bajo los cobardes disfraces del Ku klux klan; por todo ello, no podía sino, destacar como sin duda lo hizo.

Cecile, el mayordomo, asiste mudo y con esfuerzo en su huida a un mundo mejor, trabajando sirviendo al que debería ser su prójimo y que sin embargo se siente y se cree superior Trabando en hoteles acaba sirviendo en la Casa Blanca, viendo como el mundo a su alrededor, las injusticias, los derechos de su pueblo al que otros consideran diferente son pisoteados por las leyes raciales. Su vida prospera, mejora, pero su familia se resentirá, su hijo se levantará en contra de una vida que él no comprende, que no cree que esté en su mano cambiar y no comprenderá como su hijo seguidor de Martin Luther King, de Malcom X, no actúa como él considera que debería.

De la mano del silencio y el servilismo asistirá a la muerte de líderes mundiales que querían cambiar las cosas para bien y qué por ello, algunos de ellos acabaron pagando con su propia vida, queriendo cambiar esa vida.

Forest Whitaker interpreta magistralmente en su segundo gran papel que puede valerle un Oscar a este mayordomo fiel, que verá cambiar tanto las cosas hasta poder ver con sus ojos como Barack Obama sube al poder de la primera potencia mundial. Secundado por la gran Oprah Winfrey, perfecta en su papel de esposa y otra posible candidata. Sin olvidar a los múltiples secundarios de lujo que desfilan en algún momento de la película interpretando a carismáticos personajes como John Cusack en su papel de un Nixon pasado de rocsa o Jane Fonda interpretando a Nancy Reagan.

Una película para reflexionar y ver la vida pasada desde otro prisma. Desde el punto de vista de otra persona cercana y lejana al horror de una sociedad de la que muchos ahora no seríamos capaces de mirar.
Para no perdérsela.

Mª Ángeles Mata

Autor: Mª Ángeles Mata. Escritora y empresaria. Me gusta leer, el cine, los museos, la música, la fotografía, escribir, viajar y la cocina. Soy la autora de la novela "Esperando una Respuesta"..