Si estás embarazada seguro que una de las cosas que más te preocupa es el momento del parto, sobre todo si eres primeriza, y la verdad es que es normal tener miedo a todo lo desconocido. Ahora bien, no debes preocuparte en exceso, infórmate de cómo es realmente el parto, y si puedes prepara tu cuerpo para ello. El masaje perineal te puede ayudar.

¿Qué es el masaje perineal?

El masaje perineal, como bien indica su nombre, es un masaje en la zona del periné, que es la que va de la vulva al ano. Si aprendes a masajear esta zona de forma correcta, los músculos estarán más flexibles y elásticos en el momento que tenga que pasar el bebé. Además, te ayudará a saber cómo es la sensación de presión que experimentaras durante el parto, y podrás intentar controlar la tensión para ayudar al bebé a salir.

Por otra parte, el masaje perineal, también ayuda en cierta medida a evitar los desgarros y a que el ginecólogo tenga que hacer una episiotomía para facilitar el parto.

Se recomienda hacer el masaje perineal a partir de la semana 34, pues es cuando se han comprobado los mayores beneficios.

¿Cómo realizar el masaje perineal?

Aunque en un primer momento puede parecer complicado, no lo sé, simplemente se trata de estar relajada e ir poco a poco realizando los ejercicios. Verás con el tiempo como los músculos del periné están más flexibles. Las matronas  recomiendan hacer el masaje perineal de 5 a 10 minutos, tres veces por semana, pero si lo haces a diario, pues mucho mejor.

Antes que nada, os recomendamos que exploreis un poco vuestro cuerpo para saber exactamente donde está la zona del periné, podéis utilizar un espejo para verlo mejor.

Limpiate las manos, asegúrate de tener las uñas cortadas para evitar cualquier herida y utiliza algún aceite, como puede ser el de rosa mosqueta, para que te sea más fácil hacer los ejercicios.

Ejercicios del masaje perineal

Para hacer el masaje mete el dedo pulgar en la vagina unos 4 ó 5 centímetros y haz presión en las paredes. La sensación es la misma que experimentarás cuando la cabeza del bebé empuje para salir. Debes hacer una presión constante hasta que sientas una leve sensación de quemadura o escozor, normalmente es entre 1 y 2 minutos.Para saber por dónde debes hacerlo imagina que la vagina de la mujer, si la miramos de frente, es una U, pues debemos presionar las dos zonas laterales, la parte de abajo hacia el recto y también hacia afuera.

Masaje perineal

Después sitúa los dedos pulgar e índice en forma de horquilla a la entrada de la vagina y ejerce presión hacia abajo. Esa misma sensación será la que tendrás en el momento del parto. Finalmente, con el pulgar e índice coge el músculo de la entrada de la vagina y muévelos como para extender la piel de periné. Hazlo durante un par de minutos, ayudarás a relajar la zona.

Unos ejercicios sencillos que si repites de forma constante durante las últimas 5 o 6 semanas antes de dar a luz te ayudaran a poder controlar tu cuerpo, y a tener, dentro de lo que se pueda, un parto más fácil. Después llegaran otro tipo de preocupaciones para intentar recuperar nuestro cuerpo lo antes posible.

 

 

 

Autor: M.B..